Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico
REFLEXIONES ROMÁNICAS VI. ¿Para Cuando la España Románica?

Autor: Jaime Cobreros. Junio de 2005

En la primera semana de junio se ha clausurado la magna exposición La France romane organizada por el Museo del Louvre. La exposición, abierta al público desde comienzos de marzo, ha atraído a un extraordinario número de aficionados al arte románico, no sólo franceses. No he podido trasladarme a Paris para verla (sí lo ha hecho algún miembro directivo de AdR), aunque pude percibir la magnitud de lo que se preparaba al visitar el Louvre pocos días antes de que se inaugurara la exposición.

Durante estos meses he repasado repetidas veces su extraordinario catálogo: 400 páginas gran formato con cientos de fotografías a color, introducciones de especialistas a cada una de las secciones, descripción exhaustiva de las piezas exhibidas (entre ellas el texto original de Raúl Glaber: "El mundo sacudió su vetustez para ceñirse con frescura un manto de santuarios blancos") y mil otros documentos interesantísimos.

La France romane ha sido planteada bajo el espíritu de grandeur que anima desde hace muchos años cualquier manifestación francesa. La magnificencia artística y la excelencia técnica de las obras románicas, ya que se consideraban expresión de la gloria de Dios, ha servido muy bien al pensamiento correcto galo que mezcla la grandeza con el chovinismo. Como sigue siendo habitual con los conservadores del Louvre, las referencias al románico hibo han sido escasas (de pasada se citan las ilustraciones del Codex Calistinus, proponiendo su origen normando) y algo más numerosas las de influencias bizantinas y transalpinas.

El antecedente en Francia a esta gran exposición se remonta a 1957, cuando se reunieron obras románicas poco conocidas conservadas en los museos regionales. Cincuenta años después se ha celebrado esta, no sólo como homenaje merecido al gran románico francés, sino también como referencia recordatoria en los comienzos de estos nuevos tiempos, expresando, de alguna manera, la realidad del interés creciente cada día de los europeos por su románico.

Llegados aquí, resulta lógico preguntarnos, ¿para cuándo una magna exposición del gran románico español guardado en museos, monasterios, catedrales y colecciones privadas españolas y extranjeras? Somos conscientes de las dificultades de un proyecto de tal envergadura. Previamente sería necesario atemperar suspicacias, vencer personalismos, serenar reivindicaciones, equilibrar protagonismos... Por otro lado, se impone la necesidad de uno o varios patrocinadores importantes con antecedentes de apoyo a grandes acontecimientos artísticos y culturales y que, todos lo sabemos, existen en España. La France romane, por ejemplo, ha sido posible gracias al mecenazgo de Crédit agricole, S.A.

Los antecedentes españoles son también antiguos. En 1961 el Gobierno Español, auspiciado por el Consejo de Europa, organizó la excepcional exposición El arte románico en la que junto a numerosas piezas hibas, se exhibieron importantes aportaciones europeas. La exposición se organizó conjuntamente en Santiago de Compostela y Barcelona. En las siguientes décadas diversas manifestaciones han mostrado importantes colecciones románicas ligadas a Santiago de Compostela y a la peregrinación jacobea (Santiago, camino de Europa, 1992; Luces de Peregrinación, 2004) o muestras como las diversas Las edades del hombre o Signos, Arte y Cultura en el Alto Aragón Medieval, Jaca y Huesca, 1993. Pero el Románico como estilo singular y definido lleva más de cuarenta años sin merecer la atención conjunta de nuestras autoridades y responsables culturales.

A pesar del interés manifiesto por el Románico en nuestro país - incrementado como en el resto de Europa -, a pesar de las numerosas obras y trabajos publicados sobre el mismo, a pesar del número creciente de páginas web dedicadas al estilo, a nadie parece habérsele ocurrido o tenido el ánimo suficiente para atacar la idea de la magna exposición que proponemos.

La gran exposición La España románica que muchísimos miles de españoles, unos cuantos miles de europeos más, cerca de tres mil japoneses y unos centenares de norteamericanos esperamos, parece que ni siquiera ha sido planteada. Somos conscientes, como ya lo hemos expresado, de las dificultades generales, particulares, museísticas, autonómicas y hasta personales. Como también sabemos que estarían dispuestas a patrocinarla las Fundaciones necesarias para ponerla en pie. La magna exposición del Románico en España - con obras conservadas en museos, monasterios, catedrales, entidades, privadas - está esperando a hacerse realidad. En tal muestra no deberían estar ausentes las piezas románicas españolas que hoy se exhiben en museos norteamericanos y que sólo muy pocos españoles han tenido la posibilidad de admirarlas en EE.UU. Volverían a estar por unos meses entre los descendientes de quienes las crearon.

En la modesta medida en que pudiera y conviniera hacerlo, AMIGOS DEL ROMÁNICO estaría dispuesta, una vez lanzada la idea, a arrimar su hombro a tan colosal y singular empresa. Quien quiera y pueda trabajar en tal idea, sabe que cuenta con nosotros. ¿Para cuándo La España románica?.

Todos los artículos de este autor:

REFLEXIONES ROMÁNICAS I. ¿Evolucionismo, diacronismo, sincronismo?

REFLEXIONES ROMÁNICAS II. Características imprescindibles del arte románico

REFLEXIONES ROMÁNICAS III. Beato Mozárabe en el siglo XXI

REFLEXIONES ROMÁNICAS IV. Eunucos felices y saltarines

REFLEXIONES ROMÁNICAS V. Los capiteles en flor del Camino de Santiago

REFLEXIONES ROMÁNICAS VI. Para cuándo la España románica?

REFLEXIONES ROMÁNICAS VII. En las raíces de Europa

REFLEXIONES ROMÁNICAS VIII. Del orden natural de las cosas como base de todo arte sagrado

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA