Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico
REFLEXIONES ROMÁNICAS III. Beato Mozárabe en el siglo XXI.

Autor: Jaime Cobreros. Abril 2005

Desde el pasado mes de febrero vienen apareciendo en los kioscos de toda España las sucesivas entregas por fascículos de un Beato mozárabe. Quien persista en la compra de las treinta y seis entregas, tendrá entre sus manos al cabo de año y medio nada menos que una magnífica edición facsimilar del Beato Pierpont-Morgan Library, cuyo original se conserva en New-York.

Tal acontecimiento editorial - impensable para cualquier interesado en el arte mozárabe o en la bibliofilia - resulta cuando menos sorprendente en un siglo XXI caracterizado por la banalidad de las cosas y la superficialidad de las ideas. Pero en esta vida suceden en ocasiones lo más insospechado, como que en los kioscos se exhiban quincenalmente fascículos facsimilares de un códice del siglo X...

El Beato así editado es nada menos que el pintado por Magius, el primero de una larga serie de ellos cuya elaboración continuaría a lo largo de los dos siglos siguientes. Los manuscritos altomedievales apenas habían sido iluminados hasta entonces, incluidas las copias del Comentario al Apocalipsis de Beato de Liébana. Como he escrito recientemente , "en la primera mitad del siglo X surge de pronto un cambio de mentalidad con respecto a los manuscritos. Pensando posiblemente en lograr un "mayor énfasis y expresividad del texto" ante los tiempos cruciales que se avecinaban para la Cristiandad, las solicitadas copias del Comentario de Beato comienzan a ser apoyadas por ilustraciones. Se piensa que fue posiblemente Magio el primero en tomar el cálamo, el "arcipictore onestum Magii presbiteri et conversi". Magio presenta ya desde su primera ilustración el mundo intelectual y pictórico que va caracterizar a los Beatos. Con ello se trataba de transmitir a los fieles que los tiempos han llegado, que el Anticristo convive ya entre ellos y que al final cada uno va a recibir su sentencia: castigo para los réprobos y la Gloria de Dios para los justos.

Magio pinta al aguazo utilizando una gama de colores fuertes, primarios, que distribuye buscando el contraste sin matices. Una intuición genial le hace disponer los colores del tal manera que la longitud de onda en la que se transmiten y llegan al ojo humano crea una sensación agradable a pesar de sus marcados contrastes.

Los recursos figurativos del "archipintor" son excepcionales, mostrándose como un maestro a la hora de transmitir el horror de los réprobos inmersos en el desorden y la feliz serenidad de los justos en su beatitud sin tiempo. La libertad expresiva es fundamental para lograr todo ello. Libertad tanto compositiva como gestual o de acción, desplegando Magio un panorama imaginativo sin igual hasta ese momento en el cristianismo. La figura humana aparece en actitudes variadas pero sin particularismos personalizadores. Un bestiario muy rico, con su simbolismo a flor de piel, habla de dimensiones más profundas que las aparentes. Por otro lado, las formas arquitectónicas están muy presentes, utilizadas como referencias espaciales o como complemento de fondo a las escenas pintadas. Todo esto, junto a la utilización de distintos puntos de vista de la misma figura, los ojos enormes de hombres y bestias que miran sin jamás apartar la mirada de quien los mira, y el exotismo y, paradójicamente, atemporalidad que se logra con una ornamentación típicamente mozárabe de clarísimas referencias orientales, hacen sumergirse a quien contempla un Beato en un ambiente desconocido hasta entonces pero rápidamente reconocible, en un "más allá" que los fieles de la décima centuria pensaban ya próximo".

El gran Magio creará escuela, conociéndose obra y nombres de algunos de sus discípulos que sin duda caligrafiaron e ilustraron buen número de Beatos de inspiración netamente mozárabe. De ellos han llegado hasta nosotros nueve, no todos completos. Durante los siglos románicos se siguió copiando e iluminando Beatos con una impronta estilística mozárabe, pero en los que las formas de la nueva civilización están al mismo tiempo presentes. De los Beatos románicos se han conservado la veintena larga de ejemplares.

Un lector atento se preguntará qué hacen unos manuscritos mozárabes en unas Reflexiones románicas como éstas. La razón estriba en que no sólo los Beatos románicos son deudores de los mozárabes en grandísima medida, sino que también lo es el mismo arte románico en sus formas escultóricas y en el mundo específico en el que éstas introducen a quien las observa. Por otro lado, el mozárabe y el románico comparten un misterio que todavía no se ha podido aclarar. ¿Cuáles fueron las verdaderas causas por las que en un momento determinado de la historia el primero crea un mundo de imágenes insospechadas hasta entonces y un siglo después el segundo se lanza a cubrir su arquitectura con esculturas inéditas hasta entonces?

No deja de resultar sorprendente que, a pesar de misterios compartidos y de analogías formales evidentes, algunos profesionales del arte no alcanzan a ver la deuda románica con el mozárabe. En una entrevista realizada por una gran revista francesa de arte y cultura a la comisaria de la extraordinaria exposición La France romane 950-1150, recientemente inaugurada en el Louvre, Danielle Gaborit-Chopin responde a la pregunta de las fuentes que inspiraron el arte románico: "beben (los artistas)en las influencias carolingias, antiguas, islámicas, bizantinas y también otonianas e inglesas". Y el gran Magius sin saberlo... De cualquier modo, el arte medieval español no parece merecer mas que la distraída atención de los conservadores del Louvre. En la publicación Moyen Âge. Occident-Byzance-Islam, de la colección Chronologies du Louvre preparada por los conservadores del museo "spécialistes de cette époque" y que se vende en diversos museos franceses, el Pórtico de la Gloria compostelano lo ubican en 1210.

De cualquier manera, el Beato de Magius lo tenemos ahí, a nuestro alcance quincenalmente. Conviene recordar las palabras de Humberto Eco: "nadie sale de examinar un Beato como entró en él". Los interesados en el propio texto de Beato de Liébana pueden consultar su traducción en Obras completas de Beato de Liébana.

Solo resta agradecer a Aula Artis Faccsimilis y a Club Internacional del Libro su coraje editorial y animarles a que sigan en empresas si ya no insospechadas en adelante, si de alta cultura.

Referencias bibliográficas

  • Guía del Prerrománico. Visigodo, Asturiano. Mozárabe. Jaime Cobreros. Anaya
    Touring, Madrid, 2005
  • Revista Le Monde de la Bible, nº 164, mars-avril, 2005
  • Obras completas de Beato de Liébana. BAC, Madrid, 1995

Todos los artículos de este autor:

REFLEXIONES ROMÁNICAS I. ¿Evolucionismo, diacronismo, sincronismo?

REFLEXIONES ROMÁNICAS II. Características imprescindibles del arte románico

REFLEXIONES ROMÁNICAS III. Beato Mozárabe en el siglo XXI

REFLEXIONES ROMÁNICAS IV. Eunucos felices y saltarines

REFLEXIONES ROMÁNICAS V. Los capiteles en flor del Camino de Santiago

REFLEXIONES ROMÁNICAS VI. Para cuándo la España románica?

REFLEXIONES ROMÁNICAS VII. En las raíces de Europa

REFLEXIONES ROMÁNICAS VIII. Del orden natural de las cosas como base de todo arte sagrado

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA