Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico

Nuevos contenidos para el Espacio Divulgativo del Pórtico de la Gloria en Santiago de Compostela

Lunes, 27 de abril de 2015

 

Las esculturas en granito de los profetas Enoc y Elías, originalmente incluidas en la fachada occidental de la Catedral de Santiago y datadas alrededor de 1188, se incorporan a los contenidos del Espacio Divulgativo del Pórtico de la Gloria, que mostrará las dos esculturas, de gran tamaño (alrededor de 2 metros de altura), que han sido instaladas procedentes del Museo de Pontevedra.

 

Promovido conjuntamente por la Fundación Barrié y la Fundación Catedral, el Espacio Divulgativo permanente sobre el Pórtico de la Gloria y su restauración muestra desde mediados de enero en la Sala de Armas del Pazo de Xelmírez la historia, iconografía y el programa de restauración del Pórtico de la Gloria, financiado por la Fundación Barrié con cuatro millones de euros. El público puede conocer los detalles de la restauración a través de aplicaciones interactivas, fotografías de gran formato y paneles explicativos que exponen el alto grado de deterioro y la urgencia de intervención, así como los trabajos desarrollados entre 2008 y 2012 por equipos multidisciplinares de expertos de Alemania, Italia y España (documentación histórica y planimétrica; análisis constructivos y estructurales; estudios de la policromía, del biodeterioro, de sales, de la humedad y de la piedra y mortero: la monitorización de las condiciones ambientales; y las pruebas de los distintos tratamientos químicos y con láser).

10742_1.jpg

 

Las figuras de Enoc y Elías, identificadas gracias a los estudios del Dr. Francisco Prado-Vilar, coordinador científico del Programa Catedral, son dos de las creaciones más impactantes del maestro Mateo en el Pórtico de la Gloria. Junto con los textos de sus cartelas, la memoria de su identidad se habría borrado ya en 1520 cuando, con el fin de permitir la instalación de unas puertas, estas dos figuras fueron desmontadas de su emplazamiento original en las jambas del arco central de la fachada occidental de la catedral de Santiago, donde habían servido de preámbulo, en su papel de testigos del Apocalipsis, a la Segunda Venida de Cristo representada en el tímpano interior. Al norte estaría Elías, agarrando su barba trenzada y girándose hacia el atrio del templo para conminar a los pecadores de la ciudad al arrepentimiento del Juicio Final. Tanto por su concepción iconográfica como por su ejecución plástica, esta figura es una de las obras maestras del arte de su tiempo. Su cartela podría haber contenido el texto procedente de la segunda epístola de San Pablo a los tesalonicenses con el que aparece en diversos manuscritos del Apocalipsis: “El Señor matará con el espíritu de su boca[al impío], y lo destruirá con el resplandor de Su venida” – una frase que no podía ser más apropiada para el Pórtico donde el visitante leería esta cartela para luego quedarse extasiado ante el efecto de los rayos del sol sobre la policromía a base de oro y lapislázuli que decoraba el Cristo de la Segunda Venida.

 

En la jamba sur estaría Enoc quien, como ocurre en la miniatura del Beato de San Millán donde se representa dirigiéndose a la Gloria, se volvería hacia el interior del templo para contemplar la Parusía del tímpano. Es posible que su cartela contuviese otra frase de otra epístola de San Pablo citada por teólogos en su comentario al episodio de la resurrección de los Testigos: “Seremos arrebatados en las nubes al encuentro de Dios”– texto que ofrecería la glosa perfecta al movimiento físico y visual de su efigie hacia la Gloria.

©2018 Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA