Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico

Obona: el ocaso de una joya medieval

Miércoles, 06 de abril de 2011

 

En el siglo XI Obona pasa a depender del monasterio benedictino de San Juan de Corias. En su génesis pudo haber sido un monasterio dúplice, hasta que en el siglo XII acató la regla de San Benito y pasó a ser un cenobio masculino.

En 1244, tras la estancia en el monasterio de Alfonso IX, el rey le otorgó el privilegio de ser paso obligado de los peregrinos en su camino a Compostela, siguiendo la primitiva Ruta Jacobea.

Aunque fiel a la regla benedictina, la fábrica de la iglesia responde a presupuestos característicos del Císter -valoración de espacios y estructuras- en detrimento de la ornamentación. La planta consta de tres naves y tres capillas escalonadas. En el exterior, es destacable la triple cabecera y la portada occidental, reseñable por la proporción y armónica composición de todos sus elementos. Lo más apreciable del monumento es el Cristo románico del siglo XII, junto al vecino de Corias son las dos grandes creaciones de la imaginería románica de la región. Su talla, a tamaño natural- cuelga del arco de triunfo sin que logre mantenerse a salvo de las huellas de los excremntos de aves que anidan en el recinto.

Las dependencias monásticas fueron reemplazadas por otras de nueva construcción en torno al claustro barroco en 1659, siendo esta parte del conjunto la que presenta, actualmente, el mayor grado de teterioro y abandono.

10077_1.jpg

El monasterio fue declarado Monumento Nacional Histórico-Artístico en 1982, aunque este reconocimiento no ha conseguido rescatarlo de la desidia. Asímismo, se encuentra incluido en la Lista Roja de Patrimonio creada por la asociación "Hispania Nostra", cuyos fines son la salvaguarda y defensa del patrimonio español. En la cercana localidad de Tineo, la asociación cultural Conde Campones, artífices del eslogan "Salvemos Obona", han llevado a cabo diversas gestiones ante la Consejería de Cultura del Principado y el ayuntamiento de Tineo en pro de la conservación del monasterio.

A mediados de los años achenta se remozó la cubierta y se acometieron otras obras que por una negligente actuación portaron más polémicas que resultados prácticos. El periódico regional, La Nueva España, del pasado 20 de febrero decía al respecto: "La decadente imagen que presenta en la actualidad, lo convierte en la construcción más adecuada para mostrar lo que es un patrimonio devastado; un ejemplo que habla por sí mismo del interés de las distintas administraciones por el patrimonio".

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA