Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico

La iglesia de Santa María de Piasca víctima del mal de piedra

Viernes, 18 de febrero de 2011

 

Una de las joyas románicas de Cantabria, la iglesia de Santa María de Piasca perteneciente al municipio de Cabezón de Liébana viene padeciendo desde hace tres años el llamado "mal de piedra". La alarma de su deterioro progresivo saltó el pasado otoño cuando aparecieron desprendidos trozos de los canecillos, metopas y capiteles de los ábsides central y sudeste de su cabecera románica.  Inmediatamente comenzó los trabajos para conocer las causas de los destrozos. En primer lugar se desmontaron las piezas de los ábsides para someterlos a un tratamiento especial y su posterior restauración tras conocer los análisis perinentes llevados en Madrid.

10051_2.jpg

La actual iglesia de Santa María es o único que queda del viejo monasterio dúplice que ya funcionaba en el año 930 como lo testimonia la documentación conservada. En 1172 se erige la actual fábrica bajo la advocación de la Virgen. Lo más interesante y valioso del templo es su decoración escultórica de la fachada occidental, donde se encuentra la portada principal. No menos importante es también la portada meridional conocida con el apelativo  de "El Cuerno" sin olvidar las piezas iconográficas de las cornisas de la cabecera.

 10051_3.jpg

Según las declaraciones -aparecidas en "El Diario Montañés"- del arcipreste de la comarca el origen hay que buscarlo "en la gran cantidad de cemento que se ha usado para las obras de conservación del tejado, principalmente, en los años 50 y 80. Cuando llueve, el cemento se diluye, y al cristalizar, aumenta considerablemente el volumen, destruyendo la piedra". Ante esta situación, según el arcipreste, "se ha procedido a desmontar las piezas de canecillos, metopas y capiteles de las cornisas de los dos ábsides para poder tratarlos, endurecerlos y, posteriormente, restaurarlos. Después, se han cubierto con unas gasas y se encuentran en una de las dependencias anexas a la iglesia (...) muy posiblemente, después de la restauración de las piezas se hagan réplicas de las mismas y las originales estarían en un Centro de Interpretación de Románico". Ante la perspectiva de la no recolocación en sus lugares de origen de las piezas restaurados las opiniones de algunos vecinos no se han hecho esperar: no están de acuerdo que unas réplicas suplanten las esculturas originales. La pólemica está servida.  

 

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA