Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico

Crónica de la VII Jornada de arte románico "La cruz y el crismón, símbolos románicos"

Martes, 07 de diciembre de 2021

 

EL CRISMÓN PIRENAICO: EL NOMBRE DE CRISTO QUE SE CONVIRTIÓ EN EMBLEMA DE UN REINO

Inicia la primera sesión de esta Jornada de arte románico el doctor D. Juan Antonio Olañeta Molina.

El motivo iconográfico que caracteriza la escultura románica en Aragón es el crismón. Es un monograma que resume el nombre en griego de Cristo empleando  sus dos primeras letras:X (ji) y P (rho).

El signo XP ya fue empleado en la antigüedad pagana en algunas monedas griegas y romanas. Los cristianos utilizan este signo en Roma en el siglo III y lo asocian al nombre de Cristo. Pasó a ser signo de prestigio después de que Constantino lo pusiera en sus estandartes, venciera a su oponente y promulgara la libertad religiosa con el edicto de Milán. Eso supuso el fin de las persecuciones a los cristianos y el inicio de la Iglesia triunfante. Poco después se fusionó con el círculo.Suelen tener una letra Alfa, mayúscula, y otra omega, minúscula separadas de los brazos de la rho. Suele ser signo funerario cuando aparecen invertidas. Se extiende su uso en cerámicas, mosaicos, sarcófagos …En los que es signo de muerte cuando aparece rodeado de una corona de laurel. En la Península aparece a partir del siglo IV y en algunos visigodos las letras alfa y omega aparecen colgando de unas cadenas.

El crismón es un emblema muy utilizado en el imperio bizantino en su formato IX ( iota-ji) Jesús Cristo en la decoración monumental de los templos, sostenido por ángeles o adornando el escudo de los soldados de Justiniano

 Algunos documentos de la cancillería de Sancho III el Mayor o sus descendientes y sobre todo en Aragón se inician con el crismón. La letra S aparece en el siglo XI en los vinculados a estos reinos. Se observa una gran concentración de diversas manifestaciones de estos elementos a ambos lados de los Pirineos, norte de Huesca y sur de Francia, difuminándose su uso a medida que se alejan de estas zonas.

 

Aunque se ha creído que el primer crismón románico pétreo de la Península es del tímpano de la catedral de Jaca, este privilegio se atribuye al del castillo de Loarre que tiene diversas letras distribuidas por su superficie sin la S en el brazo inferior, considerado de una tradición anterior a la románica. El primero ha influido en los del Camino de Santiago. Crismones parlantes del Esera o valle de Arán: lux, pax, rex. Crismones rueda. O sostenidos por ángeles, o con el agnus dei,

El crismón encierra diversos mensajes y lo dotan en una imagen de gran riqueza simbólica. La política del reino de Aragón de acercamiento a Roma hizo que esta figura alcanzase una gran difusión y pasó a convertirse en el signo del reino.

Acabada la primera conferencia, realizamos una visita a la catedral de Jaca , y de allí a comer la organización ha planificado todo cuidando mucho el tema Covid y las mesas en esta ocasión son de cuatro o seis personal y por supuesto guardando las distancias

Y comenzamos la tarde con

El doctor D. Javier Martínez de Aguirre, alma de estas jornadas, cerró la sesión de la tarde con la charla sobre: ¿Cruces en las bóvedas? Jaca, Olorón, La Serós.

Comenzó recordando que los principios de Vitruvio, resistencia, funcionalidad, belleza, eran ampliamente conocidos y aplicados en los edificios medievales. Además, las iglesias se reorientaban alas significaciones religiosas además de evidentes muestras simbólicas y los historiadores actuales pueden hacer valoraciones, identificar y sumar ideas para llegar a aproximarse al contenido por la iconografía de la arquitectura. También, en el aspecto simbólico surge la duda de si esas manifestaciones formaron parte del proyecto de sus creadores o han sido apreciadas posteriormente. No hay escritos sobre qué significaba cada obra y eso da lugar a interpretaciones muy diversas. El conferenciante propone explicar si los creadores de los arcos que se muestran adosados a las bóvedas de Jaca, Olorón o La Serós, tuvieron una intención de darles un significado a la decisión de ponerlos ahí; siendo el mismo consciente del riesgo que supone caer en una de esas fantasías iconográficas a las que pueden llevar estas ideas innovadoras.

Ya en el siglo X, en el Ándalus, se estaban construyendo cúpulas a las que, sin ninguna función estructural, solo decorativa, se yuxtaponían arcos cruzados, estrellados, gallonados buscando la belleza. También por estas tierras pirenaicas en la centena siguiente, la cúpula de la capilla del castillo de Loarre no necesitó ningún arco con función estructural y siempre ha lucido desnudo y esbelto. ¿Por qué ponían arcos si sabían construir sin ellos?

La presencia de cruces en las bóvedas ha estado documentada desde siempre en los edificios donde se reunían los cristianos: casas particulares, domus, en los primeros siglos; y templos después del edicto de Milán en tiempos de Constantino. Estos motivos decorativos que se situaban en los lugares elevados eran símbolos de Cristo y han sido representadas de las formas más diversas con cuatro, seis u ocho brazos en crismones, sarcófagos, ventanales, documentos de cancillerías reales…

Después de exponer un exhaustivo muestrario de manifestaciones de devoción con el uso de la cruz,  concluye que: en Santa Cruz de la Serós hay evidencias suficientes para afirmar que los dos arcos  entrecruzados bajo la cúpula están puestos ahí para representar la Santa Cruz; así mismo, los cuatro arcos que se entrecruzan bajo la cúpula de Jaca induce a pensar que se trata de representar una cruz de ocho brazos o dos cruces superpuestas(+, X);  En iglesia  de Olorón, el artístico diseño del entrecruzamiento de los ocho arcos  de la cúpula del crucero hace al observador emplear toda su sutileza para ver las dos cruces que el creador puso ahí para representar la Santa Cruz.

Gregorio Pampliega Alegría.

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA