Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico

Crónica de la JdRL por Las Cinco Villas

Lunes, 31 de octubre de 2016

 

El 1 de octubre de 2016 AdR de Aragón organizó una jornada para visitar alguno de los templos románicos de la comarca de Cinco Villas. Nos sumamos algunos  AdR desde Cataluña, Navarra y País Vasco. La jornada contaba con el aliciente de la presencia de Ana Isabel Lapeña, profesora de la Universidad de Zaragoza que, como siempre, estuvo magnifica .

Intentar abarcar en este relato todo lo ocurrido en ese día, es sencillamente imposible. Tan solo pretendo recordar algunos  detalles,  de los muchos que tuvimos la ocasión de vivir durante la jornada, teniendo en cuenta además, que las principales características de las iglesias,  nos habían sido proporcionadas con anterioridad por Luis Lansac.

El día transcurrió primero en Ejea y posteriormente en Luna. Lo primero que hizo Anabel Lapeña fue situarnos en el contexto histórico en el que surgieron estas edificaciones.

La comarca de Cinco Villas en la Edad Media fue territorio limítrofe durante varios siglos, primero con los musulmanes, luego entre los reinos de Pamplona y Aragón. Estos  hechos condicionaron  la construcción de  castillos, iglesias y ermitas  de gran valor, tanto por su abundancia como por su calidad, en todo el territorio de Cincovillas.

Ejea de los Caballeros cayó en manos de los musulmanes en el año 713. En el año 1105 fue conquistada por Alfonso I el Batallador.  Entre finales del siglo XII y principios del XIII fueron construidas y consagradas las dos iglesias que visitamos.

Ambas sufrieron transformaciones en siglos posteriores, razón por la que actualmente  presentan aspecto de iglesias-fortaleza, apenas recordando su origen románico.

En su interior guardan elementos  de arte de distintas épocas (mudéjar, gótico, barroco) que también nos fueron explicadas por Anabel Lapeña.  De entre todos,  sobresale  el retablo mayor de estilo gótico de la iglesia de San Salvador.

10990_1.jpg

Empezamos por la iglesia de Santa María, situada en el barrio de la Corona (de aquí toma su advocación),  en la parte más alta de Ejea.  Construida en piedra  sillar de arenisca, presenta nave única y ábside poligonal. Fue consagrada en el año 1174 por el obispo de Zaragoza Pedro Torroja. El elemento románico más destacado  es la portada sur, no muy bien conservada.

Después de un agradable paseo por el casco histórico de Ejea,  dirigiéndonos  hacia la plaza de la Magdalena, en la parte baja de Ejea, llegamos a la iglesia de San Salvador, templo consagrado en el año 1222 por el obispo de Zaragoza  Jimeno de Luna.

10990_2.jpg

Tiene dos portadas historiadas, decoradas con relieves del “maestro de Agüero” o “maestro de San Juan de la Peña”. La occidental muestra en el tímpano, un crismón sostenido por dos ángeles y, sosteniendo el tímpano, dos impresionantes leones andrófobos.  

En los capiteles se representan elementos muy característicos del maestro de Agüero,  como el músico, en este caso arpista, y la bailarina.

La portada norte está muy erosionada y actualmente “protegida” por un cartel moderno que anuncia su permanente restauración, e impide su adecuada observación. En las arquivoltas se representan distintas escenas  de la vida de Jesucristo,  y en el tímpano está representada la Ultima Cena.

Terminada la visita en Ejea,  nos desplazamos a Luna. Fuimos recibidos por miembros de la asociación cultural Banzo Azcón. Nos acompañaron durante la visita a las dos iglesias de Luna, Santiago Apóstol y San Gil.  Desde aquí nuestro agradecimiento por su amabilidad y disposición. Les entregamos los oportunos regalos de AdR y pasamos  a visitar las iglesias. La primera, la de Santiago,  de nave única. En su interior destaca la existencia de una  cripta, que hace que el nivel del altar este elevado respecto a la nave.  En los muros laterales se han abierto capillas y la sacristía, en donde se descubrieron tumbas excavadas en la roca.

10990_4.jpg

Después de hacernos una  foto para el recuerdo  en la portada de Santiago, nos dirigimos al autobús, para reponer fuerzas en el restaurante El Regano. El menú, la sobremesa y el sorteo  de distintas publicaciones,  no desmerecieron en absoluto, aunque hubo quien, maliciosamente, pensó en un sorteo trampa. Los AdR provenientes de Pamplona aunque eran pocos, fueron destinatarios de la mayoría de ellos, la diosa Fortuna estuvo de su parte.

La tarde había sido reservada por Luis y Anabel para que fuera el momento destacado del día. Cuando uno entra en la iglesia de San Gil, lo primero que le llama la atención, es el contraste entre la austeridad y sencillez de  su aspecto exterior,  y la singularidad del interior. Debido a la dificultad para observar con detalle los distintos elementos de San Gil,  nos prepararon una brillante y minuciosa exposición.  Anabel nos relató  con profusión de imágenes,  el contexto histórico en el que se construyó la iglesia, y las vidas de San Gil y San Ginés, representadas en su escultura.  El edificio fue construido en tiempos del obispo de Zaragoza D.  Pedro Torroja,  entre 1168 y 1174, bajo el patronazgo del rey Alfonso II de Aragón.

10990_3.jpg

Es un edificio en torno al cual  existen muchos interrogantes.  Solo cito algunos de los expuestos por Anabel Lapeña: quién fue su promotor último, su relación con la Orden del Temple y la familia Luna,  sus grandes semejanzas con la sala de Doña Petronila en el palacio real de Huesca y otros templos como el de Cizur Menor en Navarra, la participación de varios talleres  de escultores, la orientación de su puerta en el muro norte muy próxima  a un barranco, algunas características que hacen pensar fue terminada de forma excesivamente rápida y apresurada, etc. Nos encontramos ante un edificio singular  por la riqueza de su iconografía, más parecido a un “claustro interior” que a una construcción románica habitual.

El interior muestra diferentes elementos arquitectónicos  entre los que sobresalen dos arquerías, una  inferior que ocupa cabecera y muros, y otra superior. 

El culto a San Gil, o San Egidio, tuvo su origen y desarrollo en el sur de Francia, en Provenza, en donde se veneraba su tumba.  A él se atribuyen varios e importantes milagros. Su vida aparece representada en los capiteles de la arquería superior, iniciándose en los que sostienen el arco triunfal del presbiterio en su lado norte y culmina en el exterior, en el tímpano de su portada septentrional. Representan, de izquierda a derecha, la curación de un paralitico al ponerse la capa de San Gil, al santo disponiendo la entrega de su herencia ante los albaceas testamentarios,   la curación de un hombre mordido por una serpiente, y San Gil realizando un exorcismo, con éxito, obligando al demonio a salir del cuerpo del poseído. A continuación, un cazador a caballo, con un halcón en la mano persigue a una cierva que alimenta al santo con su leche.  La cierva se dirige a la cueva de San Gil, que tiende sobre ella su mano protectora.

10990_5.jpg

El ciclo concluye en la portada donde se representa una sola escena: el encuentro del Rey y el obispo con el santo herido por una flecha,  disparada por un arquero contra la cierva. El grupo que acompaña al rey está formado por guerreros a pie, armados con escudos y espadas.

El capitel del lado de la epístola narra la vida de San Ginés de Arles: ante Diocleciano, su decapitación, San Ginés en el Ródano con su cabeza en las manos. Motivos de otros capiteles son Sansón desquijando al león,  tetramorfos, bailarina contorsionista, arpista a su lado, motivos vegetales etc. Las vidas de San Gil y san Ginés, excepto el tímpano de la portada, son obra del maestro de Agüero. La arquería inferior narra la vida de Jesucristo desde la Anunciación hasta la Resurrección. Son en. total 26 capiteles y dos frisos.

Después de la exposición de Anabel,  tuvimos tiempo para contemplar con detenimiento todos los detalles de la iglesia.  El día concluyo con animadas conversaciones,  y el deseo de volver a verse pronto en torno a la vida del “románico”.

                                                                                   José María Senosiain

 

 

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA