Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico
Crónica de la III JRL "Un paseo por el Maestrazgo"

Por Tino Nevado, abril 2009

El pasado sábado 18 de abril nos reunimos en la Plaza Mayor de Sant Mateu unos cuantos AdR, AdR consortes, y amigos de los AdR levantinos para visitar tres enclaves con iglesias "de reconquista", que como nos recordó a la tarde mossén Antoni, párroco de Albocàsser "ni es Románico, ni es Gótico", lo que nos deja más tranquilos a los aprendices como el que firma (no soy yo sólo el que no sabe clasificarlas). La tradición se cumplió y el coordinador llegó el último, lo que le llenó de satisfacción al comprobar que las indicaciones y la puntualidad exigida fueron puntualmente observadas.

El pueblo se vistió de gala para recibirnos, con maceteros en las calles, pintadas para la ocasión, banderolas y guirnaldas, mantones en los balcones, y gentes con traje de domingo. Además de nuestra distinguida visita, casualmente se celebraba el 425 aniversario de la aparición de la Mare de Déu dels Àngels, patrona de la población, con lo cual los adornos "en nuestro honor" tuvieron doble uso. El caso es que con tanto revuelo casi se olvidan de asignarnos un guía en Turismo, cosa que se resolvió y nos acompañó durante toda la mañana en la visita a la iglesia arciprestal de Santa María y a la de Sant Pere, en el núcleo primigenio de Sant Mateu. En la arciprestal entramos por la puerta románica (de entre 1237-1257), con una sencilla explicación "a vista de pájaro" de sus capiteles, divisamos la pareja de arcos diafragma que quedaban del primer templo, y la grandiosidad de la nueva iglesia gótica, construida a expensas de las rentas que dejaba la exportación de la lana del Maestrazgo a Italia. ¡Menos mal que se acabó el dinero! fue la exclamación del guía, pues el nuevo estilo iba creciendo desde el ábside destruyendo la iglesia "románica" hacia los pies. Sin fondos para seguir construyendo/destruyendo, se paralizó la obra y se unió toscamente con la fábrica original, respetando nuestra admirada portada. De hecho, desde que se abrió una nueva puerta al Sur en la nave gótica, se le denominó Porta Falsa, quedando como "auténtica" la "nuestra".

Subimos hasta Sant Pere, sencilla iglesia con retablo pétreo recuperado, con figuras de San Pedro y San Pablo que sufrieron el martirio de estar a la intemperie durante largos años cuando se cambió la titularidad a la Virgen de los Dolores, ¡así nos recibieron de desastrados y desmejorados! El suelo de la iglesia se cubrió para AdR con alfombras… ¡de plástico! Y es que era el día de las casualidades: esa noche celebraba la comunidad rumana la Pascua Ortodoxa, y se protegió el enlosado frente a la cera de las velas. Recorrimos después lo que resta de las murallas, que han sufrido guerra tras guerra la destrucción. Y ya nos presentamos en el restaurante. Allí estaban avisados cinco días antes de que éramos 9, la misma mañana de que seríamos 12, y a la hora de sentarnos estábamos 13 (se aceptan mociones de censura para el coordinador). El camarero se apresuró (por si seguíamos reproduciéndonos) e instaló una silla más en la misma mesa redonda, con lo que quedamos cual músicos en arquivolta codo con codo, haciendo gala de nuestro "horror vacui". La sobremesa fue muy distendida y tocamos todos los estilos artísticos. En los cafés repartimos los libros sobre Sant Mateu que Francisco Matarredona nos había enviado amablemente dedicados.

Y continuamos para Catí, donde sometimos a Anna, la guía, a una prueba de paciencia. Innumerables cortes para preguntas, opiniones, chascarrillos… estoicamente soportados por ella con la consigna de que "con cada visita aprendo cosas nuevas". Nosotros sí aprendimos, disfrutamos y admiramos esta bella desconocida población.

A eso de las siete estábamos arribando a Albocàsser y a su ermita de los Santos Juanes, recibidos de inmediato por mossèn Antoni, que resultó un gran maestro. El sepulcro del fundador de la villa y una talla de San Juan de finales del XIII estaban en la exposición de Burriana, pero quedaba un retablo de Pere Lembrí con los dos titulares. El Bautista era fácilmente reconocible, pero el Evangelista hubiera pasado por cualquier santa (¡lo que les faltaba a los seguidores del Código Da Vinci!), lo que resultaba aclarado en la calle lateral "cuando María Magdalena se retiró al desierto a escribir su Evangelio como mujer barbuda", en agudo comentario del P. Antoni. Nos hizo reparar en que ni la puerta, ni la ventana del ábside, estaban centradas con la nave, además de la irregular longitud de cada tramo entre arcos diafragma, "no porque no supieran hacerlo, sino dejando espacio para el asombro del fiel, para su desconcierto y turbación, como lo suelen hacer los mensajes de Dios".

Aún acompañamos a mossèn Antoni a la parroquia de la Asunción a la búsqueda de otro retablo, vimos la colección parroquial y le tuvimos que dejar cuando sus obligaciones le reclamaban. Afectuosa despedida bajo un cielo plomizo de tarde desapacible, pensando ya en el calor del próximo encuentro, esperemos que cercano. Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR). Inscrita en el Reg. Nacional. de Asociaciones: G:1/S:1/NN:584.353.
Sede: c/ Marqués de Urquijo, 24, 1º E, 28008 Madrid. tlfno. 91 559 70 58
Los contenidos de esta Web están en continua ampliación.

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA