Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico
Crónica de la JdRL en el Museo de Navarra

por Eduardo Bayona, diciembre de 2008

El sábado 13 de diciembre, los Amigos del Románico de Navarra y la Rioja, acompañados por otros amigos del País Vasco, visitamos el Museo de Navarra. La ocasión la traía la exposición temporal de El relicario del monasterio de Fitero restaurado, pero, por supuesto, había un espacio reservado a admirar los fondos románicos del Museo, no muy abundantes, pero de grandísima calidad. El día salió frío y lluvioso,…casi parecía que lo habíamos encargado para poder pasar la mañana al calor de la calefacción de las salas.

 

Como estábamos más de treinta amigos, tuvimos que dividirnos en dos grupos para poder hacer la visita con comodidad. En la exposición sobre el relicario monástico estuvimos guiados por su comisaria, Mercedes Jover, y en las salas permanentes nos acompañó Ramón, guía voluntario del Museo. A todos les agradecemos su esfuerzo e interés.

La exposición del relicario de Fitero resulta sorprendente. Se trata de piezas que permanecieron ocultas tras el altar principal del monasterio hasta comienzos del siglo XX, y que recientemente han sido restauradas. Son todas piezas muy hermosas, de materiales y procedencia diversos. Destaca entre ellas la Arqueta califal de marfil, realizada para contener perfumes a finales del siglo X en Medina Azahara. Se trata de un trabajo finísimo de decoración vegetal con juegos de simetrías. Pero no le van atrás otras obras románicas que se presentan en la exposición, como un cofre de madera iluminado, y sobre todo la arqueta esmaltada de Limoges, de unos azules y dorados preciosos, muy elegante, y que a todos nos hizo recordar el retablo de Aralar. Las explicaciones de Doña Mercedes Jover resultaron muy interesantes. Ella subrayó la importancia que para la Iglesia tiene la custodia de las reliquias, sobre todo a partir de la lucha contra el luteranismo. Tampoco escatimó detalles sobre las técnicas empleadas para realizar y restaurar las piezas, lo que de verdad agradecemos los profanos, quizás más hechos a las piedras, y que muchas veces pasamos delante de este tipo de obras sin prestarles la atención que merecen. Una exposición muy recomendable.

De las salas de la exposición permanente visitamos la que contiene la Arqueta de Leire, sin duda la joya del museo, y la contigua, que guarda los restos de la catedral románica de Pamplona. Desde luego, si esto es lo que ha podido ser rescatado, ¡cómo habría sido la catedral! Resultan impresionantes por su expresividad, simbolismo y volumen los restos de la portada, atribuidos al taller del Maestro Esteban, especialmente un capitel con aves que se pican las patas, y las dos mochetas que se guardan.

Junto a ellos podemos admirar los capiteles expuestos, de los que se conservan del claustro románico, que acapararon toda nuestra atención. La verdad es que más que adultos en un museo parecíamos niños recién soltados en una juguetería: deambulando en grupos y sin saber con qué quedarnos. Si uno resulta interesante, el otro más. La mayor atención, por supuesto, la captaron los tres capiteles historiados: el de Job, la Pasión y el Descendimiento. Se trata de obras del románico pleno de muy alto nivel. El autor parece despreciar el volumen para trazar con gran finura escenas muy ajustadas a los textos bíblicos. El resultado tiene un gran poder visual, que nos lleva a pensar en las técnicas del cómic actual, ya que enlaza las distintas escenas con pequeños detalles que nos sirvan de referencia. La composición de la escena de la casa de los hijos de Job cuando es sacudida por tres demonios, uno de ellos sujetando un fuelle, es realmente impactante. El beso de Judas, el caos de los soldados dormidos que debían custodiar la tumba de Jesús, las imágenes de Job con sus pústulas,… fueron viejos y nuevos hallazgos para comentar entre amigos. A algunos, el entusiasmo nos llevó a preguntar a qué eran comparables, y allí salieron a relucir Moissac, La Dourade, San Saturnino de Tolosa,… Quedan también, y así debe ser, otras tantas preguntas abiertas: sobre el autor y el resto de su obra, el porqué de un tema como el de Job, al parecer poco habitual, en el claustro de Pamplona,… y la de si no habrá escondidos o enterrados por ahí otros capiteles del claustro. Y hasta aquí el museo, no vayamos a terminar desvariando.

Y contra el desvarío, nada como un aperitivo y una buena comida entre colegas. Además, había cosas de las que hablar sin mucha formalidad: la reciente comparecencia en el Parlamento, los posibles nuevos proyectos,… La sobremesa fue larga y, hasta el final, resultó agradable y distendida. Otra vez más.

  Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR). Inscrita en el Reg. Nacional. de Asociaciones: G:1/S:1/NN:584.353.
Sede: c/ Marqués de Urquijo, 24, 1º E, 28008 Madrid. tlfno. 91 559 70 58
Los contenidos de esta Web están en continua ampliación.

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA