Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico
CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA DE ROMÁNICO LOCAL EN CASTILLA Y LEÓN. POR TIERRAS DE TORO

Por Ana Hernando. Marzo 2009

Los AdR de Castilla y León y unos cuantos que se sumaron de Madrid, así como los que más kilómetros se hacen, que llegan desde la bella Cáceres, tenían una nueva cita el 28 de febrero, a los pies de la iglesia de San Pedro de la Nave, en la localidad zamorana de Campillo.

El objetivo era recorrer el románico de Toro, pero no podíamos perdernos esta joya visigoda, que el tiempo ha permitido que se conserve. Así que los 19 miembros de esta expedición nos juntamos en el aparcamiento del templo visigótico.

En su origen esta iglesia se encontraba en otra localidad, pero tuvo que ser trasladada para salvarla de la inundación del embalse del Esla, y la ubicaron en esta localidad de Campillo, en la que hoy es iglesia parroquia.

Aunque permanece cerrada, María Ángeles, fue la amable vecina que nos abrió sus puertas y nos permitió contemplar esta joya, construida a finales del siglo VII y cuyo conjunto exterior, armonioso y equilibrado, se complementa con la riqueza del interior, en el que destacan sus arcos de herradura y la ornamentación de los frisos y capiteles, algunos historiados con escenas bíblicas como Daniel en el foso de los leones y el Sacrificio de Isaac.

De nuevo tomamos el coche para aparcar en Toro y pasar el resto de la jornada por allí, contemplando el románico mudéjar, las calles del casco histórico y culminar en la colegiata.

Reunido de nuevo el grupo en la puerta de la Corredera, en la que se sumaron 3 nuevos AdR, caminamos por esta calle al ritmo ágil de Margarita Guisando, que aunque soriana vive desde hace años en Toro y fue nuestra anfitriona. Nuestros pasos nos llevaban a la iglesia de San Salvador de los Caballeros, que es la única que permanece abierta durante estas fechas y que alberga un museo de arte sacro, en la que fue la iglesia elevada en el siglo XIII, perteneciente a la Orden de los Caballeros del Temple.

Esta iglesia marca un estilo muy propio toresano y destacan sus ábsides y los restos de pinturas murales en su interior.

Tras esta visita, continuamos caminando por la judería hasta llegar a la Plaza Mayor, desde donde ya se divisa el cimborrio de la colegiata de Santa María. Allí íbamos a tener nuestro merecido descanso, aunque algunos aprovecharon para visitar tiendas de recuerdos, artesanía y gastronomía local.

Tras la comida en Casa Alba, antigua Casa Aceves y donde nos ofrecieron un rico (y económico) sustento, el grupo volvió a ponerse en marcha, casi sin descanso, porque había un pequeño cambio en la ruta, Margarita volvió a ejercer de Cicerone y nos consiguió localizar el párroco que tenía las llaves de otro de los templos (que permanecen cerrados): la iglesia de San Lorenzo. Y allí nos plantamos, a la puerta, y quedamos también con nuestra guía, Manuela, a la espera de que llegara el párroco, quien, fiel a su cita apareció llave en mano y nos permitió contemplar esta joya, también de estilo románico mudéjar edificada entre los siglos XII y XIII.

En su interior se encuentran los sepulcros góticos de don Pedro de Castilla y de su esposa Beatriz de Fonseca, así como un retablo de tablas hibo-flamencas de Fernando Gallego. Se trata, además, del ejemplar más característico y prototípico del románico mudéjar de Toro, ya que, a pesar de la Colegiata, y tal y como comenta Gómez Moreno "aquí lo entonces popular era el estilo morisco, barato y expeditivo, al que corresponden todas las iglesias de los siglos XII y XIII". En su interior, este templo reluce el ábside y el coro.

Tras caminar por las calles de Toro nos dirigimos hacia el Alcázar y el mirador del puente mayor, que aunque de origen romano, su traza actual corresponde a un románico tardío.

Y ahora sí, Manuela, nuestra guía nos introdujo en la Colegiata de Santa María, el edificio más importante y bello de la ciudad, que se construyó a lo largo de 100 años y que tiene dos partes bien diferenciadas, la primera de piedra caliza clara y la parte final de arenisca roja. Además estaba en obras, por lo que para verla tuvimos que ponernos cascos y subir entre andamios.

La obra se comenzó a mediados del siglo XII y se finalizó también mediado el siglo XIII, por lo que siendo una obra básicamente románica participa de muchos rasgos góticos. Lo más singular es el cimborrio con que se remata la cúpula de la nave central. Con una planta idéntica a la de la catedral zamorana, esta Colegiata, cuna de los canónigos, según nos explicó el párroco de Toro, es una delicia para los sentidos.

Aunque sin lugar a duda, su elemento artístico más destacado es la Puerta de Occidente o de la Majestad. Se trata de un hermoso pórtico ricamente decorado y policromado, ya de estilo claramente gótico. Para contemplar la decoración de las puertas y ventanas de la fachada de la Colegiata tuvimos que ponernos casco y ascender entre los andamios, para observar, al alcance de la mano, la rica decoración escultórica del exterior.

Una forma única de culminar este viaje, con la despedida en la plaza mayor y la promesa de próximos encuentros por tierras de Castilla y León

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR). Inscrita en el Reg. Nacional. de Asociaciones: G:1/S:1/NN:584.353.
Sede: c/ Marqués de Urquijo, 24, 1º E, 28008 Madrid. tlfno. 91 559 70 58
Los contenidos de esta Web están en continua ampliación.

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA