Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico
Crónica de la JdRL por la ciudad de Madrid
Martes, 08 de diciembre de 2009

El Sábado 28 de Noviembre pasado nos reunimos la parte madrileña de la Asociación (y allegad@s) para disfrutar de una nueva JdRL, esta vez por nuestra propia ciudad, Madrid (Mayrit o Magerit, como prefiráis); y, de la mano del coordinador, Carlos y de nuestra fuente inagotable de sabiduría románica, Javier, estuvimos paseando por un Madrid más antiguo que el de los Austria; el Madrid árabe, y el recientemente reconquistado cristiano.

Quedamos a eso de las 10:15 en la puerta de la iglesia de Ntra. Sra. de La Antigua (que, no en vano, su nombre ya indica que se trata de una de las primeras iglesias de Madrid), en Carabanchel, que ahora es barrio pero otrora fuera un núcleo medieval. Allí, en el interior de la iglesia, Javier hizo un “breve” pero intenso esbozo de las características propias del románico madrileño, que para algun@s es un románico mudéjar pero, ¡qué importa el apellido¡, si cumple con los requisitos básicos para ser considerado Románico.

Después de hacernos la foto de rigor en la puerta de la iglesia y de hablar previamente del ábside de la misma, tuvimos un tiempo ¿libre? para ir al centro de la ciudad; ahora a la Plaza de Oriente, y a las 12:30 retomamos el camino románico para desplazarnos ya andando a la cercana Plaza de Ramales, y allí vimos (ver, ver, lo que se dice ver, vimos poco, la verdad) los restos (cimentación) de un muro de la iglesia de San Juan y el dibujo de la planta de la iglesia que se ha hecho con bancos para descansar y con baldosas de distinto color.

Fuimos a continuación por la calle de San Nicolás y nos encontramos con la iglesia de San Nicolás de los Servitas, donde está enterrado Juan de Herrera, y que conserva probablemente la mejor torre románica de la capital.

Posteriormente visitamos también los pocos restos que quedan de lo que pudo ser la iglesia más antigua de la ciudad; y aunque nunca tuvo el rango de catedral, perfectamente podía haberlo sido; nos estamos refiriendo como no podía ser de otra forma, a la iglesia de Ntra. Sra de la Almudena. De aquí partimos por la “vía mayor” de aquella época, la c/ Sacramento, donde Javier nos ilustró acerca de la vida de un personaje que hizo con sus manos una puerta de madera, frente a la cual nos detuvimos, digna de admiración. Y este personaje no era otro sino el tatarabuelo de nuestro querido amigo, compañero y guía.

Proseguimos hacia la iglesia de San Pedro el Viejo, con una torre románica del siglo XIII.

Como ya empieza a ser la hora de comer ponemos rumbo al restaurante, donde entre vinos, cervezas, buen jamón y mejor compañía, pasan distraídas las horas y acabamos media hora más tarde de lo previsto.

Así que, con relativa prisa, nos vamos hacia la cripta neorrománica de la catedral de la Almudena, donde después de admirar su belleza y singularidad, una vez más, Javier sigue enseñándonos, esta vez sobre el movimiento (o los movimientos) “neo” de finales del siglo XIX; y nos habla también de la pintura de la Virgen de la Flor de Lis, pintura mural de hacia 1200, pero que ha sido “retocada” en bastantes ocasiones, añadiendo trazos algunas veces, y “borrando” otras, por lo que, al románico se refiere, sólo conserva un “aire” románico y la espiritualidad del momento.

Aquí terminó la JdRL del románico madrileño, habiéndonos dejado un sabor agridulce: agrio por lo “poco” que se conserva y dulce porque los ejemplos todavía existentes son reseñables y de incuestionable calidad, aparte del ambiente tan sano, dicharachero y amigable que los AdR tenemos por costumbre manifestar en estos encuentros, así como las inestimables enseñanzas de Javier, la incuestionable labor de organización de Carlos y la presencia de todos los Amig@s (y allegad@s) que allí nos encontramos, ALGO QUE NUNCA DEBERÍA DESAPARECER.

Por Álvaro Zamorano Ojuel

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA