Se restaura la muralla medieval de Madrid
Miércoles, 25 de enero de 2017

 

Madrid, como otras ciudades de la Castilla románica, contó con un perímetro amurallado que protegía a la población. Levantada en la segunda mitad del siglo XII, su edificación se concluyó ya en el XIII, centuria durante la cual tuvo alguna remodelación y añadido de estilo mudéjar.

Lienzo de la calle Almendro

La cerca madrileña fue una importante obra militar con una  notable extensión que puede compararse a la ocupada por la muralla de Ávila. Sus cerca de 80 torres, semicirculares la mayoría y alguna prismática, a las que habría que añadir una serie de albarranas levantadas en puntos estratégicos para proteger accesos, zonas débiles y otear los flancos del recinto en puntos muertos, conferían un aspecto de robustez y seguridad a sus lienzos, estructura con una altura de muros que oscilaba entre los 13 y los 15 metros al adarve, ronda que estuvo pavimentada mediante baldosas de ladrillo.

Delimitación del trazado sobre la cimentación conservada. Calle Cava Baja

Con el tiempo, las necesidades urbanísticas de una ciudad pujante irían transformando irremediablemente la muralla, siendo prácticamente derribada en tiempos de Carlos V y de Felipe II, cuando Madrid pasó a ser la capital del Reino. Los escasos fragmentos que resistieron a estos y otros hechos históricos posteriores, se reparten entre propiedades particulares y otras de titularidad municipal. Los primeros han sido restaurados paulatinamente en lo que se recuperaban los edificios que sobre ella, o junto a ella, fueron edificados a finales del XVIII o ya en el XIX. Los segundos, hace décadas que resistían olvidados, afortunadamente hasta ahora.

El Ayuntamiento de Madrid por fin ha tenido en consideración la muralla medieval, la más importante de todas las cercas con las que contó la ciudad según iba creciendo (la musulmana, la cristiana, la de Felipe II, la de Carlos III). Una vez restaurados los lienzos y cubos de la muralla árabe, edificada en el siglo IX y origen de la ciudad, ahora ha destinado una partida económica para recuperar los fragmentos de las calles Almendro y Cava Baja. Hasta el momento, se han consolidado el lienzo del primero, así como el solar de éste y el del segundo, delimitando la cimentación del perímetro y cubo en él existentes.

Desde Amigos del Románico celebramos que el Ayuntamiento de Madrid recupere la cerca medieval y alienta a que esta iniciativa no quede en estos dos restos, pues también deberían ser recuperados el de la plaza de Puerta Cerrada y el de la calle Escalinata.

 

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR). Inscrita en el Reg. Nacional. de Asociaciones: G:1/S:1/NN:584.353.
Sede: c/ Marqués de Urquijo, 24, 1º E, 28008 Madrid. tlfno. 91 559 70 58
Los contenidos de esta Web están en continua ampliación.