Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico

Ermita de San Pelayo de Perazancas

Viernes, 26 de octubre de 2018

 

A escasos kilómetros del pueblo palentino de Perazancas, -por la carretera que enlaza Herrera de Pisuerga con Cervera de Pisuerga (P227)- se ubica esta singular fábrica románica. El templo es uno de los más antiguos de la provincia, lo testifica la lápida que se encuentra en el interior del templo (…) qui fecit In era MCXIII (1076).

11292_1.jpg

A pesar de sus reducidas dimensiones “tiene una importancia destacada dentro de la formación  del románico palentino” (García Guinea). Suele ocurrir, a veces, que los templos de reducidas dimensiones contienen sorpresas imprevisibles para el visitante. Algo parecido ocurre con la ermita cántabra de San Román de Escalante.

11292_2.jpg

Hagamos, en primer lugar, un poco de historia acerca del lugar y del edificio. Aparte de lo que asegura la lápida de que el abad, Pelayo, “hizo esta ermita” en honor del santo homónimo bajo el reinado de Alfonso VI, más tarde una tal María Fernández fundó el monasterio de San Pelayo de Perazancas. Con el transcurrir de los años, el referido cenobio sería dirigido por doña Mencía, en tiempos de Alfonso VIII. Por lo tanto, como refiere García Guinea, el abad mentor pertenecería a otro monasterio y que, posiblemente, la edificación de la fábrica se construiría sobre otra existente de estilo mozárabe.

11292_7.jpg

 La planimetría de la fábrica es sencilla –sus medidas son de 14x7 metros- de una sola nave rematada por un ábside semicircular más bajo que la nave. La consistencia del aparejo de hiladas de sillares superpuestos rematados bajo la cornisa con arquillos ciegos nos extrapola a la arquitectura catalana de influencia lombarda, caso único en el románico castellano. No así el resto de los muros sur/norte que es simplemente de mampostería. El entablamento se embellece con dos cenefas corridas de ajedrezado, una;  y la otra, de estrías. Cuatro columnas entregas con fustes de tambores que descienden del alero divide el ábside en cuatro calles. En una de ellas, la de S/E, se abre un vano de medio punto en derrame con guardapolvo ajedrezado.

11292_3.jpg

La puerta, orientada a poniente, es muy simple con sólo un arco de media rosca sostenida por capiteles de claro origen mozárabe. Prueba evidente de que el actual templo se refundió, como hemos dicho arriba, sobre otro existente durante la repoblación medieval por estos pagos.

11292_4.jpg

En el interior, la nave se cubre con techumbre de madera y el ábside con bóveda de cascarón.  Lo más llamativo está en espacio litúrgico central, en donde se conservan pinturas murales “posiblemente del siglo XII”(García Guinea). Aunque aparecen muy deterioradas –a pesar de haber sido restauradas hace dos décadas- se reconoce, sin embargo, un Pantocrator acompañado de algunos apóstoles, así como también las representaciones de los meses del año (el mensario románico). En  la jamba de la epístola del arco triunfal se representa la figura de un obispo con su báculo.

11292_5.jpg

11292_6.jpg

 

©2018 Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA