Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico

Iglesia de los Santos Justo y Pastor de Segovia

Viernes, 25 de mayo de 2018

 

La iglesia de los Santos Justo y Pastor debe su nombre a los dos mártires hispanorromanos ejecutados en Alcalá de Henares en el 304 durante las persecuciones de Diocleciano, cuyos restos fueron trasladados a Huesca por San Úrbez, primero a Nocito y luego a San Pedro el Viejo. Antes de edificarse este templo, una pequeña ermita en el mismo lugar albergaba el Cristo de los Gascones actualmente expuesto en una capilla barroca añadida al ala Norte. Un testamento del archivo catedralicio constata su existencia en 1120. Tras la repoblación se construyeron muchas iglesias extramuros de la ciudad. Este lugar conocido como el Cerrillo era el barrio de los fabricantes de paños.

11224_7.jpg

Declarada Monumento Histórico Artístico en los años 90, el descubrimiento de sus pinturas ha propiciado su reconocimiento como una de las maravillas  del Románico segoviano, cuya imponente torre destaca tras el Acueducto en dirección Oeste. Fue construida en mampostería de granito e hiladas de ladrillo o verdugadas que recuerdan el modo de trabajar de los constructores romanos.  En origen constaba de una sola nave, presbiterio y ábside semicircular.

11224_6.jpg

El ábside apenas luce decoración, salvo algunos canecillos en las cornisas laterales y una ventana central muy austera. La escasa altura de éste en comparación con la nave ha permitido la apertura de otra ventana en el muro oriental.

La torre de San Justo se parece a las de Santa Eulalia y San Salvador pero es la mejor conservada: el cuerpo inferior macizo y de mampostería, los otros dos con arcos de medio punto en cada cara y uno superior de factura más tardía. Los capiteles se han erosionado bastante pero aún es posible distinguir figuras zoomórficas, combates y un extraño personaje con serpientes en torno a su cabeza.

La portada occidental típicamente segoviana consta de tres arquivoltas con decoración vegetal  las exteriores y baquetón la central, que descansa sobre columnas con capiteles vegetales delicadamente labrados el septentrional y dos sirenas-pájaro el meridional. Sobre ella un ventanal con columnas y capiteles. Los dos óculos laterales son posteriores.

11224_10.jpg

Al entrar abren dos vanos al lado del Evangelio, el primero amplio y apuntado comunica con la capilla del XVII que cobija la urna del Cristo de los Gascones, talla articulada del siglo XII que escenificaba el descendimiento de la Cruz en la liturgia de la Semana Santa.

A continuación una pequeña portada con un extraordinario tímpano permite el paso a la torre; en tal estancia se guardaba antiguamente el mencionado Cristo. Al igual que ocurrió con las pinturas murales ocultas del ábside, esta portada se hallaba tapiada, pero afortunadamente pudo recuperarse pues su magnífica escultura incluso conserva restos de policromía original. Guardapolvo de ajedrezado jaqués y arquivolta de preciosos motivos vegetales y geométricos ciñen la enigmática escena del tímpano que protagonizan cinco figuras magníficamente esculpidas cuya expresividad resalta aún más por sus pupilas horadadas: un personaje mitrado a la izquierda sentado en su cátedra, tres figuras femeninas que portan redomas, la tercera de ellas con distinta vestimenta y corona flordelisada y un ángel turiferario que inciensa un altar con una cruz protegida por un arco de herradura.

El simbolismo de esta escena continúa causando controversia, aunque indudablemente ensalza el motivo de la Cruz. Podría tratarse de Santa Elena, madre del emperador Constantino en el momento de hallar la Vera Cruz, siendo el obispo Macario de Jerusalén el personaje mitrado, aunque existen otras interpretaciones que identifican a las tres mujeres con las tres Marías ante el sepulcro de Cristo. Al comunicar esta portada con la capilla que albergaba el Cristo de los Gascones, la escena de la visita al sepulcro encajaría plenamente en este lugar. En el nº 9 de la revista Románico, Diciembre de 2009, Julio González Montañés escribe un muy interesante artículo sobre este tema: “El tímpano de San Justo de Segovia y la Visitatio Sepulchri”.

Al lado de la Epístola existe otra portada sólo visible desde este lugar al hallarse oculta al exterior por una capilla moderna que es posible que sustituyese a una galería porticada que llegaría hasta el muro de Poniente, pues aún son visibles algunas ménsulas que debieron sustentar la techumbre. Esta capilla alberga la pila bautismal del templo.

Esta sencilla iglesia levantada por artesanos locales cristianos o mudéjares debe su fama al descubrimiento en 1963 de su extraordinaria decoración pictórica del último tercio del siglo XII cuando se limpiaba y restauraba el ábside. Cubre parte de los tramos rectos del presbiterio, el hemiciclo y la bóveda de cuarto de esfera y cañón.

11224_11.jpg

En primer plano Cristo en Majestad según el Apocalipsis de San Juan, al estilo siríaco con pelo largo y barba, que bendice con la mano derecha y porta el Libro de la Vida en la izquierda. Los veinticuatro ancianos del Apocalipsis rodean la mandorla y en las esquinas los símbolos del Tetramorfos: San Mateo (ángel), San Juan (águila), San Lucas (buey) y San Marcos (león).

Bajo la escena anterior la Crucifixión y el Descendimiento, aunque más deterioradas estas pinturas y carentes de algún fragmento impresionan por su gran detallismo. Además de María y San Juan Evangelista, aparece Longinos clavando la lanza en el costado de Cristo y otro soldado que le acerca la esponja con vinagre. El artista deja escrita bajo el ala del ángel izquierdo una desconcertante frase: “Non poteo facere pinturas”.

11224_8.jpg

Sobre la bóveda de cañón una Agnus Dei sujeto por dos ángeles en magnífico escorzo. Dos escenas flanquean al Cordero pero no ha sido posible identificar con seguridad su significado. Una de ellas podría representar el Milagro de san Gil, relato de la leyenda Dorada que narra cómo el emperador Carlomagno ocultó bajo un cáliz eucarístico una nota con la confesión de sus pecados. Durante la misa celebrada por San Gil el papel quedó en blanco, señal de que había sido perdonado por Dios.

La Última Cena y el Prendimiento de Cristo sobresalen a su vez no tanto por la calidad técnica como por el lujoso despliegue de detalles, donde no podía faltar la agresión de Pedro al soldado Malco, sin duda obras maestras del arte Románico español.

Un segundo pintor decora el arco triunfal con escenas del Génesis, como el pecado original de Adán y Eva, creación de las aves y los peces, Caín y Abel… excepcional iglesia segoviana.

Bibliografía:

-http://www.arteguias.com/iglesia/santosjustopastorsegovia.htm

-Románicoaragonés: http://www.arquivoltas.com/26-segovia/01-SegoviaSanJusto1.htm (Antonio García Omedes)

-Enciclopedia del Románico (Fundación Sta. María la Real).

Fotografías de Antonio García Omedes

 

©2018 Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA