Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico

Cronica de la JdRL de Aragón en Navarra

Lunes, 06 de agosto de 2018

 

Sábado 8,30 horas en punto de la mañana, el autobús arranca y tras pasar lista y el saludo inicial llega la presentación de la Prof.  Dña. Ana Isabel Lapeña Doctora en Historia por la Universidad de Zaragoza, que hoy nos acompaña, nuestro agradecimiento por el esfuerzo que en esta ocasión le ha supuesto.

11246_1.jpg

Durante el camino, con destino Pamplona, es la ocasión de reencuentros de unos, de descanso de otros, o de disfrutar del paisaje que conforme nos alejamos de Zaragoza es cada vez más verde. Sin darnos cuenta llegamos a Noain, a unos cinco kilómetros de Pamplona, donde tomamos fuerzas dispuestos a iniciar la jornada en el Museo de Navarra. Para ello el autobús nos acerca al Hotel Tres Reyes y tras un corto y agradable paseo por la ciudad pasando por el parque de La Taconera y la calle Mayor, llegamos a nuestra primera visita, donde el Coordinador de Navarra D. Rafael Arrizalaga se nos agrega para saludarnos, una visita que nuestro Coordinador Luis Lansac  le agradece.

MUSEO DE NAVARRA:  Nos da la bienvenida y nos hará de guía excepcional  Dª Mercedes Jover, Doctora en Historia por la Universidad de Navarra y Directora del Museo, la jornada va a ser larga y tenemos que limitarnos a los maravillosos capiteles del Claustro de la Catedral de Pamplona y a las pinturas del Abside de San Martin de Tours de Artaiz,  comienza la visita mostrándonos la sala con preciosos mosaicos y estelas Romanas y rápidamente aparecen en toda su belleza esos tan esperados capiteles y uno a uno va explicando pequeños detalles,  que nos llenan de sorpresa ante la perfección de sus labras,  el tiempo pasa muy rápido y casi sin darnos cuenta descubrimos las magnificas pinturas del Abside que veremos esta tarde.

11246_2.jpg

Vamos a Sangüesa,  población a unos 46 km de Pamplona  donde la Profesora, nos explica como Santa María la Real, fue donada por Alfonso I el Batallador a los Caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén en 1131 su palacio y  capilla En origen fue diseñada al estilo jaqués, con tres naves y tres ábsides, ajedrezado en los ventanales pero no se sabe por qué se acortó, aquí la profesora  nos muestra con todo detalle  la riqueza de su fachada, donde nos encontramos en la parte superior un grupo escultórico del maestro de San Juan de la Peña con un Cristo en Majestad en el centro, rodeado por el tetramorfos, dos ángeles a ambos lados y los apóstoles.

    El tímpano (parece reubicado), dedicado al juicio final, Cristo juzgando a los hombres, a su derecha los que se salvan y a la izquierda los que sufren, magnifica la Psicostasis, a la derecha de la balanza los que son condenados. Debajo de Cristo una virgen coronada con el niño girado, lo que nos indica que es un románico tardío. Así mismo hace que observemos la colocación de artesanos, clero, músicos, vicios, virtudes, en las arquivoltas que enmarcan el tímpano.

11246_3.jpg

   En la parte  inferior destacan a la izquierda de la puerta el grupo de las tres Marías: María Magdalena, María madre de Cristo con la inscripción señalada por su dedo de  quien lo hizo o mandó hacer, leyéndose “Leodegarius me fecit” y María madre de Santiago. A la derecha de la puerta el conjunto de San Pedro, San Pablo y más pequeño y llamativo por menos frecuente la figura de Judas ahorcado. Todas ellas son estatuas columna. Lo que parece no tener un orden lógico, la colocación de diferentes figuras por encima de las arquivoltas, más bien como si se debiera a la existencia de distintos artesanos trabajando en la iglesia que  al ser reducida, decidieron reubicar las obras, encontrándonos grifos, serpientes, leones alados, hipótesis sobre el héroe nórdico, caballero Sigur, contra el dragón y el herrero, aves...

Tras el alimento del espíritu necesitamos un refrigerio y apenas a cincuenta metros acudimos al restaurante para reponer fuerzas, una magnifica comida un apetecible postre el café y de nuevo una agradable visita en la persona de D. Roberto Chaverri, y....... sorteo de regalos en este caso siete libros que entre bromas y risas fueron entregados a los afortunados.

11246_4.jpg

Con las fuerzas intactas y la ilusión de lo que nos espera,  iniciábamos la visita a la Iglesia de San Adrián de Vadoluengo, a las afueras de Sangüesa, en una finca particular rodeada de vegetación y grandes árboles que nos refrescaron la tarde. Allí nos esperaba D. Alberto Solá, propietario de la misma, para explicarnos su historia y  que la completó y amplió nuestra Doctora en Historia. La Iglesia es un exponente del románico rural, hoy de titularidad privada, es de nave única, bóveda de cañón, ábside semicircular y torre. Fuera, destacan los canecillos con animales, entrelazados, hombre con barril etc.  La portada tiene un tímpano adornado con un Crismón en el que destaca la prolongación del brazo que atraviesa la S, formando una L, indicando su pertenencia a Leyre, y el guardapolvo con ajedrezado jaqués. Mandada construir en la primera mitad del S. XII por Fortún Garcés Cajal, noble aragonés muy cercano al rey Alfonso I el Batallador rey de Pamplona y Aragón, seguramente con motivo de alguna campaña de guerra. También se firmó en dicha iglesia, posiblemente junto al altar, el Pacto de Vadoluengo que reunió a García Ramírez rey de Pamplona y a Ramiro II el Monje para poner fin a las querellas derivadas del testamento de Alfonso I. En el mismo lugar se intentó llegar a otro acuerdo entre Alfonso II de Aragón y Sancho VI de Navarra para repartirse los botines de guerra contra los árabes. Son dignas de mención las marcas de los canteros tanto dentro de la iglesia como fuera. Acabamos  despidiéndonos de nuestro anfitrión para seguir rumbo a la siguiente visita, la Iglesia de San Martín de Tours en  Artaiz.

   Nos encontramos con una iglesia románica del S. XII, de nave única, dividida en cuatro tramos, donde los capiteles del presbiterio son del taller que hizo la catedral de Pamplona y Leyre, destacando principalmente su portada que sobresale del muro protegida por un tejadillo, que sustentan canecillos  y metopas con representaciones de la cítara, Psicostasis, consagración, bajada a los infiernos, victoria sobre la muerte, adulterio, caballero etc. Bajando, vemos dos leones protectores que también podemos encontrarlos en Biota (Zaragoza), el de la izquierda, con una presa entre las fauces y el de la derecha más alegre, posiblemente como el león que vence a la muerte. Sobre la puerta, un tímpano con un Crismón trinitario y a ambos lados dos círculos concéntricos con restos de policromía,  lo rodean tres arquivoltas muy sencillas pero bien elaboradas, terminando en un ajedrezado jaqués y sosteniendo las arquivoltas tres pares de capiteles bien labrados, con motivos vegetales unos, un anciano con tres caras donde una de ellas sopla, podría ser la representación del dios de los vientos.... Destacar por otro lado que de aquí son las pinturas murales de la Adoración del Cordero de Dios que se guardan en el Museo de Navarra, vistas esta mañana.

11246_5.jpg

   Son las siete y media de la tarde, y nos disponemos a subir al autobús para volver a Zaragoza, todavía una sorpresa en forma de galletas de chocolate,  después de haber gozado de un día espléndido, y llegando  con el tiempo suficiente para incorporarnos a la magia de las hogueras de S. Juan.

   Y para dar por finalizado el día, agradecer a todos la participación, sin los cuales, no habría sido posible este viaje ni seguir aprendiendo el fabuloso mundo del románico, hecho realidad  por el esfuerzo del equipo de Coordinación

   Felices vacaciones y hasta la próxima.

 

 

©2018 Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA