Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico

Crónica de la Jornada por la Cerdanya

Lunes, 23 de julio de 2018

 

Hace un día radiante, el sol de la primavera parece que nos va acompañar en mi primera salida con el grupo de Cataluña- Andorra de amigos del románico. Voy con mi madre. Resulto ser el hijo de una de las más jóvenes... En fin, eso se me olvida al poco rato cuando descubro que la edad es cuestión de años pero no de actitud. ¡¡Cuánta vida en estos amigos y amigas del románico!!

Nos encontramos con Montse Jorba, licenciada en Historia del Arte y redactora de fichas para la Enciclopedia del Románico de la Fundación Sta. María la Real, en la Iglesia de Sant Pere d’Olopte, un pequeño pueblo de la Cerdanya. Montse nos acompañará todo el día desgranando detalles y aspectos importantes de esta zona, a la que ha dedicado buena parte de su vida estudiar. Visitaremos 14  iglesias, de las 85 que hay en la Cerdanya. Se trata de un románico humilde, pero no por eso falto de interés. Durante el fin de semana lo iremos comprobando. La Cerdanya, una comarca fronteriza está dividida entre la baja Cerdanya (catalana) y la alta Cerdanya (francesa). Aun así, es un único territorio cultural ya que hasta el año 1659, por el Tratado de los Pirineos, este territorio no pertenecía a Francia.

11244_12.jpg

Volvamos a Sant Pere de Olopte, allí veremos unas curiosas esculturas en las arquivoltas exteriores de la portada. Se trata de unos Adan y Eva muy curiosos. Esquemáticas, ruralizantes, pero muy simpáticos y cargados de significado. A destacar la considerable altura exterior del ábside que podría significar que esconde una cripta, aunque no se ha podido verificar.

11244_1.jpg

Nuestra siguiente parada fue Sant Serní de Meranges, donde no quedan muchos vestigios románicos y los pocos que quedan están muy modificados. En Sant Serní pudimos apreciar una lápida un tanto misteriosa. Montse nos comentó que igual que esa, existe otra que estaba semienterrada en el cementerio. Ella misma pidió que se desenterrara para poder apreciarla. Allí que nos fuimos. Entre otras cosas, hubo que arrancar las hierbas que nos impedían apreciarla. ¿Deberíamos incluir útiles de jardinería en el kit de los amigos del románico? La lápida contiene muchos símbolos desconocidos, uno de ellos una llave. ¿Podría pertenecer a una antigua iglesia dedicada a San Pedro ya desaparecida?

11244_3.jpg

En nuestra siguiente parada, en Sta. Maria d’All pudimos apreciar su puerta con interesantes esculturas, aunque algo chamuscadas ya que en la guerra civil se quemaron objetos litúrgicos y obras de arte sacro bajo sus arcadas. Nuevamente nos encontramos con Adán y Eva aunque bien podrían ser pecadores. Son muy esquemáticos y curiosos, enigmáticos incluso.

Un poco más tarde nos desplazamos hasta los vestigios de la iglesia de Sta María de Quadres. Se trata de una iglesia por debajo del nivel del terreno. Montse nos explica que se cree que hace siglos sufrió una venida de agua y barro que prácticamente la enterró. En ella, unos grandes bloques de piedra nos hablan de un edificio previo romano quizás dedicado a Minerva o Hera.

11244_2.jpg

Continuamos con la iglesia de Sta. Eugènia de Saga. Rodeada por una delicia de prado de césped en desnivel, volvemos a apreciar una portada al estilo de la zona pero con la novedad de tener una imagen del Maiestas Domini en la clave del arco. Aunque mutilado, muestra la importancia del edificio.

11244_4.jpg

Llegó el momento de parar para tomar fuerzas. Es el momento de apreciar algunas de las especialidades gastronómicas de la zona como el “trinxat de la Cerdanya”, una combinación de col, patata y tocino que acaba convertido en una especie de tortilla si huevo, exquisito!. Y cómo no, la crema catalana, que aquí no acepta ser considerada “creme brulé” ni siquiera en la parte francesa.

Con nuevas fuerzas y ánimos, emprendimos la tarde visitando Santa Cecilia de Bolvir. Allí nuevamente nos encontramos con una portada sencilla pero plagada de interés arquitectónico y escultórico. Algunos capiteles vegetales y de animales son realmente notables y de estupenda talla. Como todas las iglesias que vamos viendo, acusan un regusto a las esculturas de la portalada de Ripoll, una influencia que Montse insiste en hacernos ver.

11244_5.jpg

Hacemos un paréntesis en las visitas románicas para adentrarnos en el “Espai Ceretània”, un yacimiento arqueológico de la época íbera que da testimonio de la presencia de diferentes culturas en estas tierras y del testimonio que nuestros antepasados fueron dejando. La vista del valle desde el cerro del “Castellot de Bolvir” es simplemente inolvidable: el cielo azul, el blanco de la nieve, el verde radiante de los prados. Afortunados de estar juntos en la Cerdanya disfrutando del románico y de todo lo que le precedió y de todo lo que vino después.

Continuamos con la iglesia de Sant Climent de Talltorta. Montse nos indica que no todos los días se redescubre una iglesia románica. En Sant Climent, del S. XVII se hicieron unas intervenciones en 2008 para proteger unas pinturas del XVIII, en las cuales se excavó el ábside y allí se hallaron los restos del ábside románico que hoy se pueden apreciar gracias a un cristal que permite su visión.

11244_6.jpg

Y para poner broche final a este día y ya con el sol dando una luz dorada, culminamos nuestras visitas a las iglesias de la Cerdanya catalana con Sant Esteve de Guils. En Sant Esteve disfrutamos de una de las portaladas más bonitas del día, y de un ábside con mucho encanto. Sobre todo, por estar la ventana enmarcada de una semicircunferencias, clara influencia de la catedral de la Seu d’Urgell.

11244_7.jpg

El domingo cruzamos la frontera sin darnos cuenta. Se trata, como ya hemos dicho de una zona con la misma identidad y cultura. Arrancamos el día en Santa María de Palau, donde Jean-Louis Blanchon, profesor recientemente jubilado, nos estará esperando para acompañarnos, junto a Montse Jorba, en nuestra visita a las iglesias de la Cerdanya francesa. Los comentarios de ambos hacen que podamos disfrutar del saber de los dos y de las comparativas, similitudes y diferencias entre las iglesias, el arte y la historia de las “dos Cerdañas”. En Santa Maria de Palau disfrutaremos de una pila bautismal, con esculturas, que, a pesar de estar adosada a la pared, podemos apreciar en su totalidad gracias a un mecanismo giratorio que permite darle la vuelta. Aquí Jean-Luis nos habla de las majestades (un tema que ha estudiado Montse Jorba en un libro muy interesante) y nos hace ver como en las majestades catalanas Cristo va vestido, mientras que en las de esa zona va prácticamente desnudo por influencia del catarismo.

11244_8.jpg

Recorremos unos cuantos quilómetros hasta llegar a Sant Martí d’Ix. Muy destacable la cabecera de esta iglesia, y la ventana absidal central, ya que Ix fue capital de la región hasta que se trasladó la capitalidad a Puigcerdà y el programa constructivo se vio interrumpido. Los herrajes de la puerta, una preciosidad, conservan un trozo de herradura. Según nos explico Jean-Luis esto se da en los herrajes correspondientes a iglesias cuya advocación es San Martín, al tratase del patrón de los viajeros. En el interior podemos disfrutar de dos tallas de madera románicas destacables: una majestad y una virgen con niño.

11244_9.jpg

A continuación llegamos a la iglesia de Sant Julià d’Estavar. Se trata de una pequeña iglesia con poco interés en el exterior, pero en cuyo interior se conservan restos muy interesantes de pinturas murales en el ábside. La presencia de un judas de nimbo negro nos hace especular sobre cuál podría ser la escena que reflejan.

Llegamos, poco después a Sant Martí d’Ur, un edificio notable con decoración de arcuaciones lombardas, con pequeños óculos debajo de cada arco, que recuerdan a otras iglesias similares de l’Empordà. En esta iglesia se produce lo que para mi fue, sin duda, uno de los momentos estelares del finde semana. En el interior de la iglesia se conserva una pila bautismal pre-románica realmente notable. La rodean una serie de esculturas misteriosas que se prestan a múltiples interpretaciones. Fue un placer constatar el interés que tal pila despertó en nosotros, que nos hizo apartar los bancos que la rodeaban para poderla admirar y rodearla de cámaras de fotos. La pila de Sant Martí d’Ur fue la celebrity de este fin de semana, después de más de mil años protagonizó un fotocall románico.

11244_10.jpg

Continuamos nuestra visita con Sant Fruitós d’Iravals, en el exterior una iglesia sencilla que guarda en el interior esplendidas obras de arte románico y gótico como un frontal de altar delicioso dedicado a Sta. Marta, uno de románico con la Virgen y Jesús en el panel central. Y una majestad y una “marededéu” realmente notables.

Y acabaremos las visitas del domingo con un bonus-track no previsto en el programa. La pequeña joya de Sant Romà de Càldegues, donde podemos apreciar unas pinturas murales, escondidas detrás de un retablo barroco y aún sin restaurar que nos dejan muy impactados.

11244_11.jpg

Solo nos queda disfrutar de tan buena compañía durante la comida y descubrir que los apasionados por algo, como el románico, somos jóvenes y soñadores. Y ya pensamos en la próxima salida y en reencontrarnos para disfrutar juntos de tanta belleza y estímulos al intelecto y al espíritu como nos ofrece el románico.

Oscar Negredo socio nº 1661

 

©2018 Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA