Crónica de la Jornada románica por Treviño
Miércoles, 11 de abril de 2018

 

Provechosa, interesantísima e intensa jornada la que hemos disfrutado por seis templos románicos bastante bien conservados en una zona de paisaje suave y montes bajos hasta los acantilados de Marquínez, entre el río Ayuda y la Sierra de Toloño. Hemos participado 56 personas procedentes de distintos puntos de Euskalherria con el objetivo de conocer mejor el Románico de la zona, guiados por Ricardo Garai, impecable en su documentación y erudición y que tan bien trasmite  y comparte sus conocimientos y amor por las obras que nos muestra.

11196_1.jpg

La primera visita es San Vicentejo,  auténtica “joya”,  un “unicum”  cuya fecha de construcción se sitúa en 1011 más o menos, de un románico clásico con planta del ábside semicircular que luego se hace poligonal, con  pilares  rodeados de  un par de columnas. Apreciamos sus rarezas llamativas y preciosas: por encima de las ventanas, un enmarcado trilobulado que contribuye al juego de formas; color rosáceo de algunos sillares, algunas piedras con “azuela”, es decir, rayadas para hacer resbalar el agua; escasez de canecillos … Sobre unas imágenes en la parte superior  poco trabajadas, recordamos las  diversas interpretaciones existentes, incluida la última, legendaria, que ofrece la novela El silencio de la ciudad blanca, aunque sin base documental alguna.  Nos quedamos con un par de canecillos figurados: inolvidable cerdito en parrilla y el lobo en el norte.

11196_2.jpg

Dedicamos bastante tiempo a este templo, siguiendo con la simplísima portada, la inscripción con la datación y el interior.  En la cuenca presbiteral, maravillosa, destacan los dos capiteles a base de trépano del arco triunfal y dos grandes oquedades con doble arco a ambos lados dan testimonio de  tres altares dúplices  con los seis nombres tallados de los santos a los que se dedicaban y, por último, el interesante bestiario que nos afanamos en desentrañar.

La iglesia no es templaria. Fue iglesia “de propio” (particular), costeada por una dama de la nobleza alavesa. En la actualidad es privada.

La segunda visita es en UZQUIANO, iglesia de la Asunción con sus dos portadas, una más sencilla ( la propia) y otra, espectacular traída de las ruinas del  vecino Otzate, colocada a la derecha de la otra como entrada al baptisterio, del siglo XIII, de amplias arquivoltas de carácter narrativo: a la derecha se hallan los buenos y a la izquierda, lo negativo, aviso contra los vicios. Nos encanta esta portada.

11196_3.jpg

Llegados a este punto, hacemos la pausa mediamañanera para tomar un tentempié en las vecinas Ventas de Armentia y cambiar impresiones sobre lo visto y oído.

Encaramos el tercer objetivo del día que no es otro que SAN JUAN  de   MARQUÍNEZ, iglesia nobiliaria, donde se reunían los nobles, románica rural del siglo XIII de interesantes volúmenes. El tramo presbiteral y la nave, que presentan diferente altura, siguen la proporción canónica del románico pleno. La cabecera presenta canecillos y taqueado, la portada tiene zócalo para elevarla, tejaroz con taqueado y  enormes ventanas . Es una portada elegante, clásica, de calidad sobresaliente por su escuadre y esculturas. La recordaremos por sus capiteles, pequeños, encajados,  que forman una especie de anillo de motivos vegetales con cabecitas y cuyos arcos están levemente apuntados. Sobre el primero de ellos, tres puntos vacíos sugieren una posible decoración polícroma de crismones. En el interior,  destaca la cuenca absidal que contiene credencias con doble arco y columnilla central, bóveda de horno espléndida, así como la ventana. La nave es de tres tramos.

11196_4.jpg

Aquí hizo su aparición la lluvia y nos dificultó un tanto la cuarta visita, la iglesia de PEDRUZO,  muy transformada en el siglo XVI, se construyó en el XIII, finales del Románico y  punto de reunión de caballeros. En el exterior, se aprecian muros de buena sillería. Curiosa por extraña es  la figura  que a media altura del ábside representa a un caballero, lanza en mano, dispuesto al inminente ataque y que es conocido como “Caballo de Santiago”, con dos cabezas de caballos y otra figura incompleta, posible metopa y, claramente, piezas reutilizadas. De la portada, sencilla, con tejaroz sin decoración, destacan dos capiteles: un lobo (negativo) y dos aves que pican en una misma fuente (concordia).

11196_5.jpg

Y llegó la hora de comer, para lo cual volvimos a las Ventas de Armentia, donde dedicamos más de dos horas a reponer fuerzas y a charlar en animada tertulia sobre el arte y la vida (más o menos).

Continuamos viaje hasta SAN MARTÍN ZAR, pueblo antiguo más viejo, zar(ra) en Euskara, de la zona. Románico rural de piedra caliza autóctona, arenisca y algunas tobas, se construyó en la transición de los siglos XII – XIII. Tiene de especial que el ábside, es algo menor que la nave y los canecillos, casi todos figurados, son de notable calidad. Entre ellos, sobresale una cruz en aspa rodeada de un pequeño círculo (eternidad), una pequeña joya en los capiteles de la ventana: cuernos escamados entrelazados, son edificios (como de ladrillo), con cuadrados, tipo jarrón, identificadores de este templo y dos capiteles con arquería, los que enmarcan la ventana, representan la genealogía petrina.

11196_6.jpg

Aunque no románica, destaca una cruz del siglo XVIII hecha en Belén, traída por un franciscano oriundo de aquí, con  maravillosas incrustaciones de nácar.

Acabamos la excursión en SANTA MARÍA DE TOBERA, a la que accedimos tras una agradable caminata por pista parcelaria, con buen tiempo y mejor paisaje, que nos vino muy bien para despejar la mente y relajar el cuerpo.

11196_7.jpg

Construida a mediados del siglo XII, años 60, presenta proporciones de interesante tamaño, sin el detalle y ligereza de otras. Románico rural alavés, resulta desproporcionada respecto al clasicismo por la tosquedad de sus volúmenes. Ofrece, sin embargo, una atractiva estampa y canecillos de interés: tres de índole sexual y bestia infernal que fagocita al pecador. Las figuras del interior dan personalidad y fama a esta iglesia, sobre todo  los dos capiteles del arco absidal.

Llegado el atardecer y cumplidos el programa y las expectativas ampliamente, regresamos a nuestros lugares con la satisfacción de una jornada sobresaliente y plena.

Rosa Zazo Mayo AdR 855

 

 

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR). Inscrita en el Reg. Nacional. de Asociaciones: G:1/S:1/NN:584.353.
Sede: c/ Marqués de Urquijo, 24, 1º E, 28008 Madrid. tlfno. 91 559 70 58
Los contenidos de esta Web están en continua ampliación.