Crónica de la Jornada de Románico Local de Invierno Por terras do Baixo Miño
Viernes, 05 de febrero de 2016

 

Crónica de la JdRL de Invierno de Galicia. Por terras do Baixo Miño

El sábado 12 nos subimos al autobús que nos llevaría rumbo a las tierras del bajo Miño, sorprendentemente el tiempo parecía que nos iba a acompañar ya que no se avecinaban lluvias que pudiesen estropearnos el día. Una vez recogidos a todos los amigos hicimos una corta parada en Tui para tomar un cafecito.

De vuelta en el autobús nos dirigimos a San Miguel de Pexegueiro. Antes de nada debo mencionar que en esta ocasión don Augusto Guedes cedió su posición de guía a doña Margarita Vázquez, doctorada recientemente por la USC; la cual estudió las cinco iglesias que íbamos a ver, entre otras, para su tesis doctoral. La doctora supo trasmitir a la perfección los conocimientos e información que a lo largo de estos años ha ido recogiendo, además, se apreciaba que conocía bien los lugares ya que los había visitado en innumerables ocasiones.

10864_1.jpg

A las doce llegamos a San Miguel de Pexegueiro, donde se nos explicó que este espacio sagrado es el único resto de un monasterio benedictino. Después de contextualizarnos cronológicamente el lugar pasamos a ver las partes románicas, empezando por la portada occidental en la cual pudimos observar las arquivoltas, las columnas, los capiteles, el tímpano… Debemos destacar la increíble historia sobre la fractura del tímpano, el cual había sido alcanzado por un rayo.

10864_8.jpg

Continuando con la visita rodeamos la iglesia, primero por el lado meridional, en el cual se destaca la utilización de tres canecillos para la decoración exterior del muro. Lo que más llamó la atención de los amigos fue la esplendida realización de las dos mochetas de la puerta, en las que se representan cabezas de toro. Cuando nos colocamos en el ábside se nos explicó que esta parte del recinto sacro había sido rehecha por orden del obispo de Tui, Juan Manuel Rodríguez Castañón. Pasando a continuación a los elementos románicos de la fachada septentrional, en la que nuevamente nos encontramos una composición parecida.

Para finalizar la visita entramos dentro del templo, el cual se encontraba enormemente reformado, pero en el que destacaba una preciosa pila bautismal de época medieval. En ella se podía apreciar perfectamente la decoración, en la que se veía una figura humana, un caballo y un león, en la que algunos ven la tipología de Daniel en el foso de los leones, para lo que habría que cambiar la lectura del caballo por otro león.

10864_2.jpg

De vuelta al autobús nuestro próximo destino San Salvador de Tebra, el trayecto de un lugar a otro nos permitió ver los preciosos paisajes boscosos de Galicia que se encontraban a ambos lados de la carretera. Debemos destacar que nuestros dos próximos destinos eran iglesias pertenecientes a un doble señorío, en esta ocasión debido al recorrido que debía realizar nuestro conductor se cambió el orden de las visitas. Nuevamente se nos informó sobre el contexto histórico de este nuevo lugar, aclarándonos que de la obra original solo se conserva parte de los muros laterales y el ábside.

En la parte norte nos encontramos nuevamente con unas mochetas esculpidas con cabeza de bóvido, motivo constante en el románico tudense. Aunque lo más destacado en esta ocasión son los canecillos en los que nos encontramos motivos geométricos, cabezas de animales y representaciones humanas; y la reutilización de varias ménsulas con la función de los anteriores. La fachada sur es muy similar a la descrita, pero en esta ocasión las mochetas son curvas de nacela.

10864_3.jpg

El ábside posee una forma rectangular y se encuentra modificado a causa de la construcción de la sacristía en la parte norte. Nuevamente debemos destacar los extraordinarios y voluminosos canecillos que nos recuerdan a la plástica de la catedral de Tui. Para finalizar la visita entramos en el interior de la iglesia, que se encontraba completamente reformada.

De San Salvador nos fuimos a Santa María, una iglesia de cruz latina con un precioso ábside poligonal. Como otras muchas iglesias, este ejemplo posee varias restauraciones, por lo que las partes que a nosotros nos interesaban solo se encontraban en el presbiterio y en parte de los muros de la nave. En esta ocasión empezamos la vista por el interior, en el altar nos encontramos un arco triunfal doblado ligeramente peraltado que se encontraba apoyado en unos extraordinarios capiteles. Destacar la representación de un posible león, que está mostrando los dientes y echando la lengua, mientras mira hacia una sirena que se encuentra en el capitel de enfrente. No podemos olvidar mencionar que en lado septentrional, el ábside ha sido modificado, para incorporar el sepulcro de Álvaro de Deza de Sotomayor.

10864_4.jpg

Pasando ya al exterior, nuevamente debemos mencionar los extraordinarios canecillos que decoran el ábside y parte de las naves laterales. Lo más sobresaliente de su ábside es el hecho de que en el interior posee una forma semicircular pero al exterior su forma es poligonal.

La llegada de la hora de la comida nos llevó hasta tierras portuguesas, más concretamente a Valença, en la que todos los amigos pudimos disfrutar de una rica comida. Antes de la llegada de los postres se repartieron los regalos, varios de ellos otorgados por sorteo, a los asistentes y además como agradecimiento por la labor realizada se le dio un presente a doña Margarita Vázquez.

Al finalizar la comida nos dirigimos a Santa María de Tomiño, mencionar que como se esperaba, el tiempo nos seguía acompañando. En esta ocasión comenzamos la visita por el interior, ya que se iba a realizar un oficio religioso. Debido al hecho de que no se encontraron las llaves de la luz hasta casi el final de la explicación, se pudo ver la iglesia con una suave luz que entraba por los vanos, dándonos la sensación de encontrarnos en plena Edad Media. Del interior debemos destacar los capiteles vegetales de una de las saeteras del lado norte, la serpiente que decora la basa de una de las columnas que da acceso al ábside y los capiteles del ábside; en los que nuevamente nos encontramos con la presencia de los leones.

10864_5.jpg

En la parte occidental se conserva una portada, con cuatro arquivoltas decoradas, de las cuales la primera nos recuerda mucho a las iglesias del norte de Portugal. Por el lado sur cabe destacar la reutilización de una tapa de un sarcófago para usarla como dintel de la puerta de acceso. También en este lado del ábside se pueden observar los canecillos ricamente decorados, perdidos en el occidente por la construcción de una sacristía. Mencionar que muy posiblemente el sarcófago-macetero que se conserva a un lado de la iglesia pudo ser el dueño de la tapa mencionada anteriormente.

10864_6.jpg

Para finalizar nuestro viaje nos dirigimos a San Vicente de Barrantes, iglesia que según la documentación consultada tuvo su origen en un antiguo monasterio conocido con el mismo nombre, el cual tuvo una gran importancia durante la Edad Media. El cambio de advocación de debe a una antigua capilla que se encontraba frente a la puerta principal, hoy desaparecida.

El recorrido por el exterior nos permitió observar los canecillos del ábside, ya que es la única parte románica conservada, muy similares a los que ya habíamos visto a lo largo de todo el día en las otras iglesias. Destacar que el horario de invierno provocó que viésemos estas obras de arte gracias a la luz de las farolas. También debemos mencionar que las obras que se llevaron a cabo alrededor de la iglesia dejaron al descubierto un gran número de piezas de época románica, que desafortunadamente se conservan a la intemperie, lo que provoca que las inclemencias del tiempo las vaya deteriorando.

Esta última iglesia no fue vista interiormente por todos los asistentes a la jornada, ya que en un primer momento se pensó que estaba cerrada y cuando ya casi todos se encontraban dentro del autobús alguien se dio cuenta de que estaba abierta. La idea de ver una iglesia que no conservaba apenas restos románicos, exceptuando el ábside, y el frio que hacía llevó a que muchos se quedasen en el vehículo.

10864_7.jpg

Me gustaría acabar agradeciendo a los organizadores, Augusto Guedes y Alicia Padín, su trabajo; sin el cual los asistentes no podríamos haber disfrutado de un día tan extraordinario. Aunque tampoco podemos olvidar mencionar a los amigos que hacen posible que estas visitas se lleven a cabo. 

Vanesa Lago Somoza

 

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR). Inscrita en el Reg. Nacional. de Asociaciones: G:1/S:1/NN:584.353.
Sede: c/ Marqués de Urquijo, 24, 1º E, 28008 Madrid. tlfno. 91 559 70 58
Los contenidos de esta Web están en continua ampliación.