No fue el tiempo, sino el ser humano quien borró los rostros de las figuras de Cerezo de Río Tirón
Jueves, 22 de octubre de 2015

 

En un artículo publicado al unísono en el número 20 de la revista Románico, y en un número extraordinario de la revista Segisamunculum, bajo el título "Imágenes que desaparecen: Cerezo de Río Tirón. La portada a la que le borraron el rostro", se relata como el espectacular deterioro que se había detectado en los últimos años en la portada procedente de Cerezo de Río Tirón, sita en el Parque de la Isla de Burgos, no ha sido provocado por el tiempo (ni cronológico, ni meteorológico), sino por la acción humana.

10832_4.jpg

La Asociación Cultural Cerasio fue la primera que lanzó la voz de alarma sobre el mal estado de conservación de esta magnífica portada de finales del siglo XII. Marino Pérez Avellaneda, socio fundador de dicha asociación, se percató de que, tras la restauración llevada a cabo en 2011, el deterioro de la portada se estaba acelerando por momentos. Las sospechas recaían en los elementos meteorológicos que podían afectar a la portada al estar totalmente expuesta a la intemperie y al lado del río. Ante esta evidencia, comenzaron los contactos con el Ayuntamiento de Burgos para lograr el traslado de la portada a un lugar protegido. Al poco tiempo, se unió a la reivindicación la asociación Amigos del Románico.

Ambas asociaciones mantuvieron a finales de 2014 varias reuniones con el Ayuntamiento de Burgos y el Museo de la misma ciudad, en las cuales dichas instituciones les manifestaron su intención de proceder al traslado de la portada a un lugar adecuado. De esta forma, en diciembre de 2014 se procedió al anuncio del traslado y al inicio de las obras de cubrición de  las ruinas de la iglesia del monasterio de San Juan de la capital burgalesa, su futuro emplazamiento.

Tras la última de las citadas reuniones, en noviembre de 2014, Marino Pérez y Juan Antonio Olañeta visitaron el arco de Cerezo y sacaron una serie de fotografías con el objetivo de iniciar un análisis comparativo para detectar el grado de deterioro de las diferentes figuras. Dado que el grado de degradación entre 1995 y 2014 parecía excesivo, sobre todo si se comparaba con el periodo 1931-1995, decidieron recopilar una serie de imágenes, lo más completa posible, que permitiera conocer la evolución del estado de la talla año a año.

10832_1.jpg

Al comparar las fotografías de 1931, 1995 y del periodo 2009-2014, la conclusión no dejaba lugar a dudas: mientras que la escultura de la portada había conservado su policromía y capa superficial hasta 2010, en las imágenes de 2011 las figuras aparecían desolladas. Ante tan estremecedora conclusión, se procedió a consultar con varios especialistas, quienes descartaron que el origen de dicho súbito deterioro se encontrara en causas naturales, y apuntaron a una presunta mala praxis en el proceso de restauración.

La conclusión era dramática, la portada de Cerezo de Río Tirón había perdido su policromía y borrado para siempre los finos detalles escultóricos que habían hecho de ella una de las portadas más espectaculares del románico castellano. Conseguido el compromiso de traslado por parte del Ayuntamiento, acción ahora más necesaria, si cabe, queda el conocer las circunstancias de este atentado al patrimonio y dar con el culpable.

10832_2.jpg

De esta forma, ambas asociaciones se plantean los siguientes interrogantes:

  • ¿Quién ha realizado semejante desaguisado?
  • ¿Cómo ha pasado inadvertida a los técnicos de Patrimonio la vandálica acción que ha pulverizado la capa superficial de la escultura?
  • ¿Por qué el informe de restauración no describe adecuadamente el elemento sobre el que se iba a intervenir y no incluye fotografías de detalle de las imágenes?
  • ¿Cómo se puede afirmar en el informe de restauración que no poseía mucha policromía, tan solo pigmentos rojos, si como bien saben los especialistas y los buenos aficionados, la portada de Cerezo de Río Tirón era, hasta antes de la nefasta “restauración”, una de las portadas románicas castellanas que más restos de policromía había conservado, y no solamente roja, sino también blanca (en los rostros) y negra?
  • ¿Por qué no se ha hecho público este atentado al patrimonio y no se han exigido responsabilidades?

10832_3.jpg

Para encontrar respuesta a estas preguntas, ambas asociaciones enviaron una carta al Ayuntamiento de Burgos pidiendo explicaciones sobre la restauración y la aparente falta de supervisión de la misma, a la que se recibió una respuesta en la que tan solo se confirmaba la voluntad del consistorio de trasladar la portada. Nada se decía sobre las causas y los responsables. Esta falta de respuesta abre nuevos interrogantes:

  • ¿Hay una intención de ocultar lo realmente ocurrido?
  • ¿Por qué?

Tras la publicación de ambas revistas, la prensa se ha hecho eco del suceso:

Mañana, viernes 23 de octubre, en la portada de Cerezo en el Parque de la Isla, la Asociación Cultural Cerasio y Amigos del Románico (AdR), representadas por Marino Pérez y por el vicepresidente de AdR Jesús Ribate, darán una rueda de prensa para explicar a los medios el asunto con todo detalle.

 

 

 

 

 

 

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR). Inscrita en el Reg. Nacional. de Asociaciones: G:1/S:1/NN:584.353.
Sede: c/ Marqués de Urquijo, 24, 1º E, 28008 Madrid. tlfno. 91 559 70 58
Los contenidos de esta Web están en continua ampliación.