Crónica de la Jornada Románico-Literaria en Santiago de Compostela
Martes, 04 de agosto de 2009

Por Ánxela Gracián

La magia de la piedra, la fuerza del granito, la invocación a ese maestro cantero que todos llevamos dentro, grabado con cincel y maceta en el ADN de nuestra alma galaica, la herencia del maestro Mateo que nos impregna y nos perpetúa como gallegos, han sido los hilos conductores de la jornada románico-literaria que se celebró en Santiago de Compostela los días 2 y 4 de julio de 2009. Nos encontramos a las 11:30 en el Café Literarios de la plaza de A Quintana los miembros del club de lectura "Galix Tendendo Redes", los miembros de la Asociación de Amigos del Románico, así como algunos escritores, ilustradores, editores, libreros, historiadores y amigos de la literatura y de las artes visuales en general. A partir de aquí realizamos una visita guiada de la mano del doctor Juan José Monterroso, actual decano de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad Compostelana, por el entramado urbano del Santiago del siglo XVI. Una absolutamente erudita explicación de la plaza de la Quintana y la configuración de la ciudad, la portada de San Martín Pinario y el monasterio así como una fantástica y documentadísima visita al palacio de Fonseca fueron algunos de los espacios visitados bajo la guía magistral de Juan José Monterroso que, una vez más, dio muestras del conocimiento riguroso del urbanismo santiagués del siglo XVI.

Nos fuimos a comer, -nótese que, Románicos hasta la médula, hasta en las horas de refección nos rodeamos del arte de nuestros maestros canteros, así "xantamos" custodiados por una imagen en cartón piedra del profeta Daniel, quien, según la explicación de Carlos Sastre, muestra la primera sonrisa de la escultura occidental y cuya melancolía nos acompañó en el Restaurante Bonaval, al tiempo que íbamos dejando nuestros libros para la actividad de bookcrossing de la tarde.

La visita tuvo continuidad a primera hora de la tarde con el recorrido por el recinto catedralicio a cargo del profesor Augusto Guedes, también miembro de la Asociación de Amigos del Románico, quien nos descodificó los misterios del Pórtico de la Gloria y sus variadas interpretaciones, así como nos hizo una lectura interesantísima y muy bien documentada de ese mosaico taller que es la puerta de Platerías y otros espacios catedralicios.

La persona encargada de la organización y coordinación de la parte artística de la jornada fue el doctor en Historia del Arte, Carlos Sastre, actual coordinador en Galicia de la Asociación Amigos del Románico y en la actualidad también miembro de la Junta Directiva, quien también pronunció el día 2 de julio en el Consello da Cultura Galega (actual lugar de encuentro de los miembros del Club de Lectura "Gálix Tendendo Redes") una conferencia introductoria a la actividad del día 4 de julio, titulada "De Umberto Eco a Umberto Eco. Relacións entre literatura e Artes Visuais", centrándose en la relación entre estas dos disciplinas desde las primeras manifestaciones artísticas en Occidente hasta la actualidad y que tuvo como punto de partida varias citas de Umberto Eco y Margarite Yourcenar, dos escritores cumbre de la literatura mundial que han dedicado una buena parte de su obra a la reflexión rigurosa entre ficción, arte y literatura, verosimilitud y documentación histórica.

La jornada del día 4 de julio continuó con una visita guiada al Santiago de Festina Lente, de Ambrosio Cavaleiro y de Ubaldo Luaces, "hijos" todos ellos del escritor Marcos Calveiro, quien se encargó de guiarnos (unos cuarenta devotos lectores y algunos que prometieron serlo a partir de la experiencia que no descansamos a pesar del calor y del cansancio) por el Santiago del siglo XVI, época histórica en la que transcurre su novela Festina Lente. La visita comenzó en la calle Algalia de Arriba, donde se encontraba la puerta de la muralla por la que entra el protagonista que procedía de las tierras altas del Eume, para ya nunca más abandonar la ciudad. De aquí bajamos a la actual plaza de Cervantes (en la época Plaza del Campo) que el escritor compuso visual e ideológicamente para situarnos en la época, revelando también las largas y rigurosas horas de documentación histórica y manejo de fuentes, muchas de ellas testimonios documentales de la vida del ciudadano común del siglo XVI, así como muchos documentos eclesiásticos, donde se deja constancia del poder absolutamente dominador del cabildo compostelano.

Finalmente descansamos nuestros cuerpos en las escaleras de San Martín Pinario, maravillados de nuevo con las largas explicaciones de documentación y fuentes históricas y como estas se fueron convirtiendo en recursos para la ficción. Fueron muchas las preguntas que le hicimos, también muchas las observaciones y comentarios, hasta que al final, ayudados por el entramado de feria medieval que se había montado en buena parte del casco histórico compostelano, nos sentimos conviviendo con Ambrosio Cavaleiro en un Santiago de intrigas y códices, con olor a sardinas fritas y carnes magras que se asaban a la brasa impregnando las calles; a ello contribuyeron también los aromas de variados puestos de venta de plantas medicinales; los sonidos, el repicar de los herreros y canteros, acallados por la sempiterna Berenguela que mide el tiempo de los compostelanos y sus visitantes; la invitación al tacto con sus trabajos en piel de los curtidores, -promesa de futuros códices de Lavancos, las botegas que todo lo curan...

Finalmente, y ya desvelados algunos de los secretos de composición, documentación y factura literaria de esa excepcional novela histórica que es Festina lente, ambientada en la Compostela del siglo XVI y de acercarnos un poco más a la vida del encuadernador Afonso Cabaleiro que vivió en la desaparecida calle de A Armada, calle que no pudimos visitar por encontrarse tapiada pero que Marcos Calveiro nos ubicó en el entramado urbano del Santiago de la época, nos fuimos a tomar un café y a saborear y comentar nuestros libros obtenidos en un bookcrossing particular al más puro estilo galaico, "que todo quede na casa". Los libros llevan dentro el sello de la Asociación Gálix y un tríptico de la Asociación Amigos del Románico, así como un número de registro en el que se ha indicado la fecha y el lugar en el que fueron liberados. Buena parte de estos libros con alas fueron donados por Edicións Xerais de Galicia que patrocinó la actividad, asumiendo también la cartelería, en la que se informó a los viandantes de la existencia de la actividad. Finalmente pusimos punto y final a la jornada con un recital poético, que llevó por título "Canteiro en Compostela", en el que participaron poetas que han dedicado buena parte de su obra a la literatura infantil y juvenil y a la ciudad de Santiago de Compostela, con versos de profunda hondura acerca de la belleza de la ciudad de piedra, la magia del arte de la cantería, el granito como símbolo de la memoria de lo que somos y del signficado de la palabra patria. El recital, que inicialmente estaba pensado en la puerta de Platerías, tuvo lugar gracias a las gestiones de otra Románica impenitente, Carme Varela, en la sede de la Fundación Torrente Ballester, comenzó con la revisitación de Federico García Lorca tan personal de la mano de uno de los poetas de mayor renombre dentro de la literatura infantil y juvenil, Antonio García Teijeiro; continuó con otro poeta lugués, que tiene como patria adoptiva a la ciudad, Antón López Dobao; le siguió Helena Villar Janeiro, quien nos trajo las palabras propias y de Rosalía de Castro. Le siguieron las y los poetas Marilar Aleixandre, Miro Villar, Paulino Vázquez, Rosa Enríquez, Xosé Vázquez Pintor. El broche de oro final lo puso Anxo Angueira que leyó poemas propios y dio voz a algunos poemas muy significativos del poeta orensano Xosé L. Méndez Ferrín ambientados en el Santiago de postguerra. Algunos poetas como Cesáreo Sánchez, Fran Alonso, Manolo Rivas y Marica Campo, nos enviaron saludos pues, por esa maldición del códice de los Lavancos, que persigue a aquellos que se acercan a él, la tarde se les complicó y no pudieron asistir. El recital fue guiado magistralmente por Avelino González, ese pedazo de actor que lleva un hombre dentro y que puso una nota muy personal, entre nostálgica y humorística, al recital. Los encargados de la ambientación musical fueron el versátil Pulpiño Viascón y su serrucho, y las pandereteiras María de Santiago y sus amigas, que desde tierras de Tordoia nos hicieron llegar sus recogidas particulares de cantigas populares de canteiros. El recital se amenizó con la composición visual de fotografías del Románico gallego, especialmente de las igresias del mundo rural, cuyos autores son Carlos Sastre y Javier Ocaña.

Con esta actividad el club de lectura "Gálix Tendendo Redes" despide esta primera etapa que se celebró a lo largo de este año 2009, dedicado a la Literatura Juvenil, y que contó con la presencia de muchos de los mejores escritores de literatura juvenil gallega, con obras que son referentes de la literatura juvenil gallega como son Xosé A. Neira Cruz (O armiño dorme), Fran Alonso (Cartas de amor), Agustín Fernández Paz (Aire Negro) o Marilar Aleixandre (A expedición do Pacífico), A la vuelta de vacaciones tendremos ocasión de escuchar a FIna Casalderrey, Concha Blanco, An Alfaya o Miguel Vázquez Freire, entre otros. Con este hermanamiento artístico-musical, en palabras del coordinador local Carlos Sastre, "la Asociación Amigos del Románico pretende continuar con su línea de visibilización, apertura y reivindicación del arte románico que en tierras gallegas logró una calidad excepcional, lamentablemente aún bastante desconocida para el gran público". Buen verano de arte y libros.

¡Salud y Románico!.

Ánxela Gracián es coordinadora del club de lectura "Gálix Tendendo Redes" y vicepresidenta de la Asociación Galega do Libro Infantil e Xuvenil (Gálix).

Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR). Inscrita en el Reg. Nacional. de Asociaciones: G:1/S:1/NN:584.353.
Sede: c/ Marqués de Urquijo, 24, 1º E, 28008 Madrid. tlfno. 91 559 70 58
Los contenidos de esta Web están en continua ampliación.