Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico
Crónica de la VI JrRL en Valencia y Baleares: Xátiva, la joya socarrada
Jueves, 11 de noviembre de 2010

El pasado día 16 de octubre nos encontramos en la Font del Lleó de Xátiva, previa convocatoria activa de Tino Nevado, alrededor de cuarenta Amigos del Románico de la Comunidad Valenciana, algunos venidos de Madrid, y los asiduos amigos de la Asociación Via Vicentius Valentiae - Gogistes valencians, en un día de sol radiante.

En primer lugar y frente a los vestigios de la antigua muralla, Sebastià Garrido que fue profesor de Historia del Instituto de Xàtiva y que nos acompañó durante todo el recorrido, hizo una introducción de la ciudad de Xàtiva, capital de la comarca de La Costera y antigua Saiti ibera. La habitaron los romanos, los cartagineses estuvieron de paso, camino de Roma y los árabes que le dieron una profunda impronta cultural, exportando papel de calidad al resto de Europa, producido en el primer molino papelero del continente. También contribuyeron a la mejora en la conducción y abastecimiento de agua potable, de las comunicaciones y al florecimiento de las artes y las ciencias.

La reconquista cristiana se produjo en mayo de 1244, época en la que se construyen las iglesias de Sant Feliu y Sant Pere, según el modelo de “Arquitectura de Reconquista”, de rápida edificación y caracterizado por la existencia de arcos diafragmáticos que sostienen un techo de madera en una sola nave.

La decadencia de Xàtiva comienza con la expulsión de los moriscos en 1609 y sufre el golpe de gracia el 17 de Junio de 1707 durante la Guerra de Sucesión con el incendio de la ciudad a cargo de las tropas de Felipe V, aspirante al trono de España en pugna con Carlos de Austria.

Otros avatares históricos como la Desamortización, la emigración de la aristocracia a la capital y la Guerra Civil que produjo, entre otras, una importantísima merma en el patrimonio histórico-artístico, marcan el devenir histórico de esta ciudad que presenta hoy una riqueza histórico artística indiscutible.

Tras la introducción, nos dirigimos paseando al Museo del Almudín, antigua Lonja de Contratación de trigo (1545-1548), con un patio interior renacentista y visitamos el Museo Municipal que integra este complejo.

En este momento de la jornada se incorpora Agustí Ventura, Cronista Oficial de Xàtiva, que nos acompañará durante toda la mañana, documentando con sus explicaciones todo el recorrido.

A continuación y tras la explicación de la fachada del Antiguo Hospital Real, nos dirigimos a la Colegiata de Santa María “la Seu”, templo catedralicio de tres naves que comienza a erigirse en 1596.

Tras la subida al Castillo, antigua prisión de estado de los Reinos de la Corona de Aragón y desde el que se observa una bellísima panorámica de la ciudad de Xàtiva y de las sierras circundantes (Grossa, Mariola y Benicadell), nos dirigimos a la última visita de la mañana, la iglesia de Sant Feliu, iniciando así el recorrido a un grupo de iglesias que visitaremos durante la tarde y que tienen como característica pertenecer al modelo de “Arquitectura de Reconquista” ya comentado anteriormente.

La iglesia de Sant Feliu se edifica entre 1262 y 1265 sobre una antigua basílica visigoda. Tiene una sola nave con cuatro arcos de diafragma apuntados que arrancan desde el suelo y sostienen una techumbre de madera policromada. En el presbiterio existe un retablo pintado entre 1495 y 1505, todo en un perfecto estado de conservación. Bajo nuestro punto de vista, sentimos estar ante una de las joyas arquitectónicas que pueden definir a esta ciudad, aparte de contar con un valioso capitel románico tallado en alabastro, reutilizado como benditera, con escenas de la Anunciación a los pastores, la Adoración y una Virgen de la Leche.

Al salir, en el pórtico, nos hicimos unas fotos del grupo y nos dirigimos a comer a un restaurante en el centro de Xàtiva.

Hasta ahora, nos hemos dedicado a relatar, de manera resumida, el recorrido de la mañana, pero el encuentro y las relaciones mantenidas durante la comida exige un apartado especial y no menos interesante.

Nuestra incorporación a AdR es muy reciente, apenas dos meses, y ésta era nuestra primera salida, por lo que nos presentamos en la Font del Lleó sin conocer a nadie, sólo habíamos hablado una vez por teléfono con Tino. Desde ese momento sentimos la cercanía de bastantes personas que venían a saludarnos. Ya en la comida nos encontramos con la acogida y el calor de unos amigos (AdR) que parecían conocernos de toda la vida. Tino, responsable territorial de la Comunidad Valenciana, se encargó con una gran delicadeza, de hacernos sentir partícipes de todo lo que se estaba allí viviendo y nos sugirió que escribiéramos unas líneas para la crónica de esta jornada en la que hubo mucha historia, arte -no mucho románico- y bastante de amistad y buena voluntad. No es poco para un primer contacto.

Tras la comida fuimos paseando por la calle Montcada que fue la vía aristocrática de la ciudad, como demuestran sus casas señoriales, conventos y edificios singulares, hacia la iglesia de Sant Pere. Esta iglesia fue de las primeras de la época cristiana y se levantó sobre una mezquita anterior. El edificio actual data del siglo XIV siguiendo el modelo de “Reconquista”. Tiene tres arcos diafragmáticos y un bello techo de madera policromada. Este templo ha sido restaurado y devuelto a su primitivo estilo gótico, dado que en el siglo XVIII lo transformaron en templo barroco. En su interior destacan tres interesantes retablos, correspondiendo el del altar mayor a S. Pedro y S. Pablo. También visitamos la cripta con el párroco.

La tarde iba avanzando y juntos volvimos otra vez por la calle Montcada deteniéndonos en las fuentes de Aldomar y la de la Trinidad, gótica s. XIV.

Por último visitamos la iglesia de Sant Francesc, del mismo estilo que las anteriores, con seis arcos de diafragma y techo de madera policromada. Esta iglesia se convirtió en panteón de la nobleza setabense. Recientemente y, a través de la exposición de La Luz de las Imágenes fue recuperado su primitivo estilo, tras su transformación al barroco en el siglo XVIII.

Hasta aquí nos acompañó Sebastià Garrido, agradeciéndole su valiosa aportación y fuimos todos despidiéndonos hasta una próxima jornada.

En definitiva, queremos deciros que agradecemos de manera especial poder encontrar espacios de serena contemplación de nuestra historia y de nuestras “piedras”, en fin, de ¡¡aire fresco!!. Gracias a todos por vuestra acogida y en particular a Tino Nevado, por su interés y buen hacer. Hasta pronto.

Por Jacinto Cuello y Montserrat Soler

©2018 Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA