Amigos del Románico
Web de referencia en español sobre arte románico
Crónica de la V JdRL por la zona central del Principado de Asturias
Lunes, 17 de mayo de 2010

Me han encomendado que relate lo más relevante de nuestro encuentro y trataré de resumirlo en esta crónica. Y escribo sin ningún hueso roto, ya que el topetazo que recibí al caer desde un metro y medio de altura (¡maldita máquina de fotos!) lo he encajado como si fuera el mismísimo José Tomás, el torero, que revive de cada cornada, por muy grave que sea. Ni un rasguño, ni ningún dolor. ¡Suerte que tuve!

El pasado sábado, 24 de abril, nos citamos en el pueblo de Vega de Sariego veintitrés Amigos del Románico citados por nuestro coordinador, Javier, para visitas que éste había preparado con Senen. Nos acompañó Carolina Pelaz, licenciada en Historia del Arte, por la Universidad de Oviedo, la cual nos explicó aspectos interesantes de las visitas.

Con un apacible y soleado día empezamos la jornada por la iglesia de Santa María de Narzana, sita en un bucólico entorno rural, en medio de una ladera. Vimos y fotografiamos sus canecillos, rosetas y metopas. Esta iglesia, como muchas de Asturias, ha tenido que ser restaurada de los daños sufridos en 1936.

Acabada la primera visita, nos desplazamos a San Esteban de Aramil, situada entre Rebollada y Tras la Cuadra. Es otro ejemplo del románico rural asturiano. Construida en el primer tercio del siglo XIII destaca la arquivolta lobulada (tipo zamorano) de la portada sur y las cabezas picudas esculpidas en otra de sus arquivoltas.

De camino hacia Manzaneda nos desviamos a ver una iglesia, que no estaba programada, pero dado que a nuestro buen amigo Fernando García se lo habían aconsejado. Se trata de la fábrica de Santa María de Argüelles, cuyo origen es prerrománico como lo atestiguan las celosías que aún se conservan en su fachada. Uno de los motivos que movió a Fernando a visitarla era opinar si una escenificación existente en la parte inferior de la fachada representa o bien la despedida del caballero o bien el reparto de la capa de San Martín. Imagino que será un buen punto de debate para Tio Gilito y sus amigos del foro.

La última visita de la mañana la realizamos a San Jorge de Manzaneda ubicada cerca de Luanco en el concejo de Gozón. Nos recibió una asturiana vigorosa y simpática, que nos explicó las excelencias de su iglesia. A los que no somos asturianos nos resulta agradable oir hablar con el deje asturiano.. Siempre me hizo gracia lo que contaba mi amigo farmacéutico de Luanco sobre las casas de la sindical del pueblo que se llaman las casas del “tocote”, ya que cuando se rifaron se preguntaban entre si los vecinos: ¿tocote?

Desde Manzaneda nos acercamos a Avilés, donde estaba programada la comida de fraternidad. A los foráneos nos sorprendió lo bonito que está su casco antiguo, con edificios restaurados y bien conservados. La villa cuenta con varios palacios destacando el del marqués de Ferrera y calles muy típivas como las de ferrería y la del Rivero.

Tras dar cuenta de una buena comida en el restaurante “La Madreña”, tuvimos una animosa sobremesa en la que se rifó el libro de García Lloret, editado por AdR.

Por la tarde, visitamos las iglesias de la ciudad: la del convento de los Franciscanos, el claustro de San Nicolás de Bari y la iglesia vieja de Sabugo, esta última extramuros, por lo que dimos un apacible paseo, que vino muy bien después de la comida. La iglesia vieja de Sabugo es la mejor muestra del templo románico, en donde confluyen los estilos románico y protogótico. Fue en su tiempo centro de reunión de los mareantes al estar en un barrio de pescadores.

Y colorín colorado … después de ver todo lo visto y pasar una agradable jornada nos citamos para una jornada de senderismo románico por un valle de Liébana.

Por José Manuel García-Maestro

©2018 Web Oficial de AMIGOS DEL ROMÁNICO (AdR) - Diseña GORMATICA